El presidente de la FIFA, Joseph Blatter, anunció que no piensa dimitir, pese a las críticas que ha recibido tras acusar a Alemania de soborno para conseguir el Mundial 2006, aunque luego ha negado haber dicho eso.

"No basta con que alguien de la prensa diga dimisión, dimisión. Si alguien quiere eso, tiene que solicitarlo al Congreso de la FIFA. Si ellos (el Congreso) no me quieren, me iré tranquilamente, pero les recuerdo que yo fui elegido por el Congreso", declaró Blatter en la rueda de prensa posterior a la reunión de la ejecutiva.

Ante la petición de un eurodiputado alemán de que Blatter devuelva la Orden del Mérito, la más alta condecoración civil de la república alemana, que le fue concedida en 2006 por la canciller Ángela Merkel, el presidente de la FIFA no quiso entrar en polémicas.

"No voy a discutir sobre esto. Si ellos deciden retirármela, que me la retiren", afirmó.

Blatter anunció esta mañana que su Comité Ejecutivo ha aprobado por unanimidad los nuevos Códigos Éticos, que regirán las actuaciones de este organismo a partir del próximo 25 de julio.

Además, Blatter anunció el nombre de los presidentes de los dos organismos de la Comisión Ética. El primero se encargará de la instrucción de los casos que lleguen a la asociación y estará presidido por el estadounidense Michael J. Garcia. El segundo se encargará las funciones de decisión y estará dirigida por el alemán Hans-Joachim Eckert. El cargo de los presidentes de estos órganos y de sus componentes durará hasta el próximo Congreso de la FIFA.

Además el presidente de la FIFA anunció como novedad que los procesos por cohecho y corrupción no prescribirán. Sobre el caso ISL Blatter prefirió no hacer declaraciones aludiendo que "no estaba en las cuestiones del día". La FIFA, en una nota de prensa, confirmó que el auto de sobreseimiento del caso será entregado para examen a los nuevos órganos de instrucción.