El principal oficial del ejército de Corea del Norte, cuya posición le confirió ascendencia entre la tropa al nuevo gobernante Kim Jong Un, fue relevado de varios cargos poderosos por "enfermedad", informaron el lunes los medios estatales de comunicación en un anuncio sorpresivo apenas unos días después de su última aparición en público.

El vicemariscal Ri Yong Ho, que siempre apareció como la figura vigilante al lado del nuevo gobernante, no mostró indicios de enfermedad en sus recientes presentaciones públicas, lo cual avivó las conjeturas en el extranjero de que fue retirado como parte de una purga de Kim con la intención de imprimir su estilo personal en la conducción del país que heredó a la muerte de su padre, Kim Jon Il, en diciembre.

Igualmente, no hubo señales de desavenencia en la anterior presentación pública de Ri durante un acto de alto nivel efectuado hace apenas una semana.

Sin embargo, el retiro del mariscal, sea por razones de salud o traspiés políticos, sacude a la parte medular de la jerarquía del poder en el régimen autoritario y podría ser señal de que Kim intensifica el control de su autoridad, tal como hicieron en su momento su padre y abuelo, el fundador de la República Popular Democrática de Corea del Norte, Kim Il Sung.

La decisión de relevar al mariscal, de 69 años, de la máxima jerarquía militar y de los cargos políticos que tenía fue adoptada durante una reunión del Partido de los Trabajadores, que tuvo lugar el domingo, mediante una convocatoria inusual, según la Agencia Coreana Central de Noticias, que es oficial en Corea del Norte.

No estaba claro de inmediato quién sustituiría a Ri, en tanto que el despacho noticioso tampoco precisó detalles sobre las condiciones de salud o o cuál sería el futuro del vicemariscal.

"Sea por un problema de salud o algún pecado político, Ri Yong Ho fue retirado de la escena política, y Pyongyang le ha hecho saber al mundo que ya no espere escuchar más de él", consideró John Delury, profesor adjunto en la Escuela de Graduados de Estudios Internacionales de la Universidad de Yonsei, en Corea del Sur.

Es muy pronto para determinar "si el retiro de Ri es una manifestación de tensiones entre los civiles y los militares, o un intento de Kim Jong Un para consolidar su control" sobre el ejército, apuntó.