El presidente del Comité Olímpico Libio fue secuestrado en Trípoli por un grupo de hombres armados, quienes lo sacaron por la fuerza de su automóvil y lo introdujeron a empellones en otro vehículo, informó el lunes su hermano.

Salah al-Alam dijo que su hermano Ahmed Nabil al-Taher al-Alam fue secuestrado el domingo cerca de las oficinas de su organización en el centro de la capital libia. Afirmó que no ha tenido contacto con su pariente ni con los secuestradores.

Las autoridades dijeron que investigan el caso, sin dar detalles por lo pronto.

Salah Al-Alam dijo que supo del secuestro por un amigo de su hermano que lo acompañaba cuando ocurrió. Los hombres armados pararon el automóvil de al-Alam, lo introdujeron por la fuerza en otro vehículo y se alejaron a toda velocidad, al tiempo que dejaban ileso al amigo en la calle.

Al-Alam, quien fue el titular de la Asociación Libia de Fútbol durante el régimen de Moamar Gadafi, tuvo una aparente amistad con el hijo de éste, Mohamed, quien fue su predecesor en la presidencia del Comité Olímpico Libio.

El presidente del Comité Olímpico Internacional, Jacques Rogge, expresó su preocupación "profunda" por la situación de al-Alam y dijo que su despacho "ofreció toda ayuda posible".

"Esperemos que esto evolucione de buena manera", dijo Rogge a los periodistas en una conferencia telefónica en Lausana, Suiza.

Cinco libios han clasificado para competir en los Juegos Olímpicos de 2012 en Londres.

El secuestro tuvo lugar después de un ajuste de cuentas entre rivales de la guerra civil que duró ocho meses en Libia hasta la captura y muerte de Gadafi en octubre. Decenas de los otrora grupos rebeldes actúan ahora de forma independiente, a menudo ignorando a las débiles autoridades centrales del país.

Desde la caída de Gadafi, los grupos armados ha tomado con frecuencia la justicia en sus manos y atacado a funcionarios que tuvieron vínculos con el depuesto régimen.

___

El periodista de The Associated Press Stephen Wilson contribuyó en la información desde Londres.