Chivas apela al modelo holandés, encabezado por Johan Cruyff, para levantar vuelo en el torneo Apertura después de una de las peores temporadas en su historia.

El Guadalajara concluyó 15to entre los 18 equipos de la primera división en el Clausura pasado. Cruyff, contratado como asesor del equipo en febrero, solicitó el cambio de entrenador, de superficie del estadio y sugirió la llegada de un par de refuerzos veteranos.

"Nosotros vamos a jugar siempre para ganar, pero un cambio tampoco lo haces en un día. No vamos a decir que ya ganamos la liga, pero tampoco tenemos la excusa de que por el cambio no funciona el equipo", dijo Cruyff.

"Lo más fácil es organizar el equipo mientras que ganas, es lo lógico, por lo tanto nosotros lo que queremos es que juguemos un fútbol atractivo, atacando y crear ocasiones de gol, porque es lo que le gusta a la gente. Eso es lo que podemos ofrecer de entrada", agregó.

Para reemplazar al técnico Ignacio Ambriz, Cruyff eligió como nuevo pastor del "Rebaño sagrado" a su compatriota John Van't Schip, quien tiene experiencia con el Twente de Holanda y el Melbourne Heart en Australia.

"Es un club muy grande y seguido a lo largo y ancho del país... fuera de México también, por eso la presión es grande y la gente espera siempre tener resultados", dijo el entrenador, quien no habla español. "Para mí no es nada nuevo la presión, yo jugué en primera en alto nivel, he entrenado a estos niveles de competencia y entiendo perfectamente las expectativas".

Chivas es el máximo campeón del fútbol mexicano con 11 títulos, pero no conquista la corona desde el Apertura de 2006.

Cruyff y Van't Schip trajeron a dos refuerzos, el volante Luis Pérez y el delantero Rafael Márquez Lugo, ambos con experiencia intermitente en la selección mexicana.

"Sé que la gente que llegamos, tenemos que arropar a éstos jóvenes, ponerles un buen ejemplo y no nada más en la cancha", dijo Márquez Lugo, quien en su carrera ha militado con media docena de equipos locales. "Me traen para jugar y que el peso de la ofensiva recaiga sobre mí y no tengo ningún problema con eso, lo asumo con mucha responsabilidad y con mucha alegría".

Cruyff también pidió cambiar la superficie de artificial del estadio Omnilife, a lo que accedió el dueño del club Jorge Vergara. El Guadalajara ganó apenas tres de nueve encuentros en su feudo en el pasado Clausura.

"El fútbol sin fallos no existe, nosotros lo que queremos es que los fallos sean controlables, que la gente que vaya al campo disfruten y no sólo por ganar, porque eso no se puede siempre. Este equipo va a intentar ganar siempre, ya el resultado no es una cosa que tienes en la mano", concluyó Cruyff.

Chivas arranca el Apertura visitando el Toluca el domingo.