Los primeros atletas olímpicos aterrizaron hoy en Londres y ocuparon sus apartamentos en la Villa de Stratford, al este de la ciudad, donde residirán durante los Juegos que se inauguran dentro de once días.

Unos 500 voluntarios guían a los deportistas y al resto de miembros de la familia olímpica desde el aeropuerto de Heathrow hasta el Parque Olímpico, donde se levanta tanto la Villa de los atletas como el estadio de atletismo y los principales recintos deportivos de los Juegos.

Tras varios años de preparativos, el complejo de Stratford, de 2,5 kilómetros cuadrados, ha comenzado a funcionar a pleno rendimiento, listo para recibir a los 10.500 atletas olímpicos, 5.500 oficiales y miembros de equipos deportivos que participarán en los Juegos, así como a los 6.200 periodistas acreditados para las terceros Juegos que celebra Londres en su historia.

La próxima semana quedarán ocupados la mayoría de los 2.818 apartamentos preparados para los atletas y el resto de personal olímpico, en los que se han instalado 16.000 camas individuales con 21.000 almohadas y 64.000 juegos de sábanas.

Los participantes en los trigésimos Juegos Olímpicos de la era moderna contarán asimismo en la Villa Olímpica con zonas de recreo, gimnasios y varios restaurantes abiertos las 24 horas en los que se prevé servir unas 60.000 comidas cada jornada.

Con la llegada de los primeros deportistas ha dado comienzo lo que el aeropuerto de Heathrow considera el mayor reto del Reino Unido en cuanto a transporte "en tiempos de paz".

El aeródromo, el de más tráfico de Europa y la principal entrada al Reino Unido, prevé batir hoy su récord de volumen de pasajeros al alcanzar 236.955 viajeros, casi 47.000 más que la media diaria del aeropuerto.

El Comité Organizador de los Juegos (LOCOG) espera hoy la llegada a través del principal aeropuerto de Londres de 1.027 miembros de la familia olímpica, entre ellos 335 atletas.

El 24 de julio, tres días antes de la ceremonia de inauguración diseñada por el cineasta británico Daniel Boyle, será el día en el que más deportistas lleguen a la capital británica (1.262), mientras que el 13 de agosto, un día después de la clausura, se espera volver a batir el volumen máximo de pasajeros que pasan por Heathrow.

"Este lunes ha comenzado el mayor reto para el transporte del Reino Unido en tiempos de paz, el periodo en el que más viajeros van a pasar por Heathrow en la historia del aeropuerto. Nos hemos preparado para esto durante años y ahora estamos empezando a poner en marcha nuestro programa", explicó el responsable del Plan Olímpico del aeropuerto, Nick Cole.

El primer tramo de los 48 kilómetros de carriles exclusivos para la familia olímpica que cruzarán Londres también se puso en marcha hoy para facilitar la llegada de los atletas desde el aeropuerto hasta la Villa Olímpica, mientras el resto de esas vías se abrirán durante la próxima semana.

A pesar de los preparativos para recibir a los atletas, uno de los autobuses que cubría el trayecto entre el aeropuerto y los apartamentos para los atletas se perdió esta mañana y tardó cuatro horas en recorrer los cerca de 40 kilómetros que separan ambos puntos.

Entre otros deportistas, se vio atrapado en ese autobús el estadounidense Kerron Clement, doble campeón de 400 metros vallas, de 26 años, que escribió en su cuenta de Twitter que su primera impresión de Londres "no fue muy buena".

Guillermo Ximenis