Río está esperando.

Apenas baje el telón de los Juegos Olímpicos de Londres, el centro de atención se trasladará a Sudamérica, donde en 2016 se albergará por primera vez una olimpiada.

Río debe responder al desafío de cumplir con la responsabilidad, al considerar que al mismo tiempo se prepara para albergar la Copa Mundial de fútbol en 2014 y que ya tenía parte de la infraestructura y sedes que se levantaron para los Juegos Panamericanos de 2007.

Pero tiene varias asignaturas pendientes.

Conflictos legales aún en marcha, inquietudes sobre los hoteles y una enorme cantidad de proyectos que necesitan completarse son algunos de los obstáculos que podrían descarrilar los planes de la ciudad.

Aunque el Comité Olímpico Internacional asegura que Río ha dado grandes avances en sus preparativas, le ha advertido a los organizadores que las plazas cada vez son más ceñidas y el volumen de trabajo aumenta.

"Falta mucho trabajo por completar de aquí al 2016", dijo Nawal El Moutawakel, líder de la comisión coordinadora del COI para los Juegos de Río. "No se puede desperdiciar el tiempo. La cuenta regresiva empezará el 12 de agosto cuando tu alcalde recibirá la bandera (tras la ceremonia de clausura en Londres). Todo estará enfocado en Río".

Más de 230 proyectos deberán ser entregados antes de los Juegos de 2016, y de momento 66 ya están listos o en una etapa bien adelantada.

Muchas de las obras deben comenzar en 2013 y todas las instalaciones deportivas tendrá que estar en condiciones óptimas a mediados de 2015 o comienzos de 2016 para los ensayos, según el COI, que desde el próximo año realizará dos visitas anuales de inspección en la ciudad.

"Los retos se hacen más grandes a medida que el proyecto avanza", dijo el director ejecutivo del comité organizador, Leonardo Gryner, en una entrevista con The Associated Press. "Todo es más crítico cuando se deben hacer muchas cosas al mismo tiempo. Hay más riesgos con tantos proyectos. Pero seguimos confiados. Trabajamos para anticipar los problemas y adoptar las medidas necesarias para cumplir".

Desde el inicio, una de las principales preocupaciones para los organizadores ha sido garantizar que la ciudad tenga suficientes habitaciones de hotel para las decenas de miles de visitantes, dirigentes y periodistas.

El COI destacó que hay mucho interés en nuevos proyectos de hoteles en Río. "Un número significativo" que necesita hacerse realidad para "cumplir" con lo que se prometió cuando se presentó la candidatura.

"Este siempre ha sido nuestro punto débil", dijo Gryner. "Hay más hoteles y siguen aumentando. Al comienzo del año próximo, vamos a evaluar cuántas habitaciones tendremos que habilitar en las nuevas villas".

El número de habitaciones en las villas a construir dependerá de la disponibilidad hotelera para 2016. Se espera que cruceros sirvan para aminorar el problema tras la construcción de un nuevo muelle y una remodelación del puerto de la ciudad.

Para el COI, el proyecto portuario es uno vital en la agenda de los organizadores, además de los plazos y establecer el trabajo faltante en el Parque Olímpico y el complejo Deodoro, donde se realizarán varias competencias.

"Todos los proyectos olímpicos son prioritarios", dijo el director ejecutivo Gilbert Felli. "Pero necesitamos tener claridad sobre el puerto porque vamos a tener ocho cruceros con 12.000 o 10.000 personas, así que necesitamos tener una red de conexiones".

El COI también dice que es imperativo que las autoridades locales trabajen mancomunadamente para que todos los proyectos de completen a tiempo.

"Sigo confiado en la integración y unidad de los tres niveles de gobierno, Río 2016 y los demás participantes, lo cual es crucial para el éxito de este proyecto", dijo el presidente del comité organizador, Carlos Nuzman. "Hemos aceptado todas las recomendaciones del COI".

También reconocen que, tras los Juegos de Londres, Río estará bajo la lupa. Ya se han recibido críticas por abusos de derechos humanos, despilfarro y temores de un legado sin uso.

El desalojo de miles de familias debido a proyectos olímpicos, especialmente en tugurios, provocó que tanto Amnistía Internacional como las Naciones Unidas advirtiesen sobre las denuncias a abusos, aunque las autoridades aseguran que sus medidas acataron lo dispuesto por la ley. La ciudad dice que los funcionarios de la ONU pudieron cerciorarse que las familias fueron trasladadas de lugar de una manera adecuada.

"El impacto de los Juegos en estas familias ha sido olvidado", dijo Orlando Alves hijo, un experto de planificación de la Universidad Federal de Río de Janeiro. "Las olimpiadas beneficiarán a gente que obtendrá dinero por los Juegos, pero hay un legado oculto que no se conoce y que no es tomado con seriedad por las autoridades".

El Parque Olímpico, el corazón de los Juegos, será construido en una zona donde familias fueron desplazadas y demandas radicadas por los desalojos retrasaron el proceso de construcción.

Además, el Parque Olímpico se vio afectado por un conflicto con la federación de automovilismo de Brasil sobre la reubicación del circuito de Jacarepagua, cuyos terrenos fueron tomados como parte de las obras.

Durante su última inspección en junio, el COI expresó inquietud sobre el Parque Olímpico, sede de varias de las principales competencias y del centro de prensa, pero indicó estar satisfecho con las soluciones planteadas por los organizadores. La construcción en el parque debe iniciar en agosto.

Pero aún no hay visos de solución sobre la disputa legal por el campo de golf, que albergará el primer torneo de la disciplina tras 110 años. Aunque dos empresas se pelean las tierras donde se espera construir el campo, la ciudad ya anunció un acuerdo con una de las firmas que se declara como dueña.

El caso está en manos del Tribunal Supremo de Brasil y el fallo definitivo puede tardar meses e incluso años. Las obras deben comenzar en octubre y se le resalta como uno de los legados más importantes de los Juegos, ya que tras los mismos seguirá como un terreno público.

Pero hay voces que dudan sobre los verdaderos beneficios que dejarán los Juegos. Apuntan a un excesivo gasto que sólo será efectivo durante las justas y no ayudarán a la ciudad a largo plazo.

"La nueva ruta de tren subterráneo es un magnífico ejemplo", dijo Gustavo Mehl del Comité Popular, un grupo independiente que monitorea las obras del Mundial y los Juegos. "El proyecto original iba a redundar en beneficio a más gente, pero lo cambiaron para satisfacer los Juegos".

También ha surgido quejas sobre los exorbitantes costos en el Estadio Maracaná que fue renovado para los Panamericanos de 2007 y luego otra vez para el Mundial y los Juegos.

Los organizadores de Río 2016 estarán en Londres para tomar nota de lo bueno y lo malo.

Río tendrá su primer momento frente al mundo durante un segmento de ocho minutos en la ceremonia de clausura en Londres.

"Nos toca una tarea titánica", dijo Nuzman.

___

Tales Azzoni están en Twitter como http://twitter.com/tazzoni