Un juez de Delaware desecha dos casos de querellas judiciales que buscan jurisdicción a fin de entablar demandas judiciales sobre acusaciones de sobornos que involucran operaciones de Wal-Mart Stores en México. Randall Chase.

El funcionario administrativo Leo Strine Jr. rechazó el lunes las mociones de competencia del Sistema de Jubilación de Maestros del Estado de California y de un grupo de fondos de pensión de la ciudad de Nueva York que buscan designaciones como demandantes principales con asesoría principal en una querella consolidada de accionistas que argumenta que directivos de Wal-Mart incumplieron sus obligaciones fiduciarias al permitir y encubrir el presunto soborno.

Strine reprendió a los abogados de los sistemas de pensión de California y Nueva York, señalando que parecían más interesados en competir entre sí al presentar quejas descuidadas basadas en reportes de prensa que en hacer su trabajo y realizar lo correcto para los inversionistas. Los instó a colaborar para exigir los registros corporativos de Wal-Mart, a tomarse tiempo para investigar, y después actuar a conveniencia de los accionistas de Wal-Mart.

El juez agregó que no podía comprender por qué los abogados de los grupos de pensión, cada uno de los cuales tiene más de cinco millones de dólares en acciones de Wal-Mart, pensaron que un reporte de abril en el New York Times bosquejando el presunto plan de soborno era base suficiente para presentar demandas derivadas de accionistas.

"¿Por qué quieren presentar una demanda débil cuando pueden investigar y presentar una fuerte", preguntó a los abogados. "¿Cómo sirve eso a los intereses de los inversionistas en la compañía que supuestamente representan?", agregó.

Aunque el presunto plan de soborno puede plantear asuntos jurídicos importantes, dijo Strine, no hay motivo para apresurar una demanda.

"No sucedió ayer", señaló.

Wal-Mart, cuyo centro de operaciones se asienta en Bentonville, Arkansas, reveló en diciembre que abrió una investigación interna para determinar si sus operaciones en el extranjero han acatado la ley federal de Estados Unidos en cuanto a obtención de permisos, licencias e inspecciones.

La empresa comenzó la investigación después de revisar las políticas, procedimientos y controles internos relacionados con su programa mundial anticorrupción. Con base en información obtenida en esa revisión y de otras fuentes, Wal-Mart comenzó una investigación interna relacionada al cumplimiento de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, informó la compañía.

A finales de abril, The New York Times publicó que la filial de Wal-Mart en México supuestamente pagó millones de dólares en sobornos para acelerar los permisos de construcción y obtener otros favores, y que los directivos no notificaron a las autoridades incluso después de que la empresa encontró evidencia de los acontecimientos durante una investigación que data de 2005.

Las acusaciones de soborno llevaron a autoridades federales de México y Estados Unidos a investigar, y a Wal-Mart a revisar el cumplimiento de sus políticas mundiales contra la corrupción. El caso también ha causado una decena de demandas de accionistas que buscan cambios en la administración de la empresa y reparación de daños de parte de directivos y ex directivos.

Strine dijo a los abogados de los grupos de pensiones que traten de trabajar juntos y busquen acceso a los documentos internos corporativos de Wal-Mart y luego decidan si presentan una denuncia a nombre los accionistas de la empresa que pueda soportar el escrutinio judicial.

"Es estúpido no hablarse entre sí", dijo.

Stuart Grant, abogado que representa al fondo de pensiones de los maestros, dijo en la audiencia del lunes a Strine que ambas partes han tratado, pero no han logrado un acuerdo para trabajar juntos.

"Nos esforzaremos para que sigan esas negociaciones y presentar a la corte una propuesta", dijo Frederic Fox, abogado que representa al grupo de fondos de pensión de la ciudad de Nueva York.