Un juez de la ciudad colombiana de Villavicencio condenó a 40 años de prisión a cinco miembros de la cúpula de las FARC por el ataque a una base antinarcóticos en una localidad de los Llanos Orientales que dejó, en 1998, un total de 19 muertos, de ellos 16 uniformados, informaron hoy fuentes judiciales.

La decisión, en la que incluso resultó condenado el fallecido fundador de esa guerrilla, Pedro Antonio Marín, alias "Tirofijo", fue adoptada por el juez después de que la Fiscalía demostró la responsabilidad de miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en la acción, añadieron las fuentes.

Varias decenas de rebeldes de esa organización lanzaron el ataque a Miraflores, en el departamento sureño del Guaviare el 3 de agosto de 1998.

En esa localidad funcionaba la principal base antinarcóticos de Colombia y un batallón del Ejército.

Tras el ataque las FARC secuestraron a 75 militares y a 54 policías, y la gran mayoría de ellos permanecieron cautivos varios años.

Los jefes de las FARC fueron condenados en ausencia por los delitos de homicidio en concurso con terrorismo, secuestro extorsivo y hurto calificado agravado.

La condena afecta además de "Tirofijo", a Rodrigo Londoño Echeverry, alias "Timochenko", el actual máximo jefe de la organización rebelde.

También a Noel Mata Mata, alias "Efraín Guzmán"; a Luciano Marín Arango, alias "Iván Márquez" y a Henry Castellanos Garzón, alias "Romaña".

La condena a "Tirofijo" se explica por cuanto la justicia colombiana no reconoce a los fallecidos, mientras no se demuestre esa condición por acta de defunción o levantamiento legal del cadáver.