Centenares de aborígenes de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, denunciaron hoy en Bogotá los atropellos y genocidios que sufren sus pueblos, en la jornada inicial del III Congreso Ordinario de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (Caoi).

Los indígenas consideraron y denunciaron a los gobiernos de turno algunos casos específicos de esa vulneración de sus derechos, incluido el de la vida misma.

Los aborígenes acusaron a Gobiernos, y en casos puntuales, al boliviano de Evo Morales, en el que los indígenas de Mallku Cota en Potosí no aceptan la presencia de una empresa minera que se propone explotar la riqueza de la zona y amenaza contaminar el agua que ellos usan para la agricultura.

También se oponen a la construcción de una carretera que cruzará el Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Denunciaron igualmente en Perú al Gobierno de Ollanta Humala por autorizaciones a explotaciones mineras a favor de multinacionales con la consiguiente contaminación de recursos en la zona de Conga.

El ministro de Energías y Minas de Perú, Jorge Merino, ha considera que si no se concreta ese proyecto de Conga, se "privaría a Cajamarca y al país de tener desarrollo".

Los pobladores de esa región sienten que la explotación aurífera generará problemas al medio ambiente.

Según el coordinador general de la Caoi, el peruano Miguel Palacín Quispe, una reciente marcha indígena en Bolivia contra esos proyectos y el conflicto en Cajamarca, que dejó cinco muertos, "son ejemplos dramáticos del desconocimiento de los derechos" de los indígenas.

De Ecuador también se escucharon denuncias de atropellos desde el Ejecutivo a los derechos humanos y contra los aborígenes.

Y de Colombia los denunciantes señalaron que "el caso emblemático es la agresión y atropellos y vulneración a la autonomía en territorios indígenas del Cauca", suroeste, por la presencia y combates permanentes entre guerrillas y el Ejército y la Policía.

Según las denuncias, este "etnocidio" se ha intensificado en los dos últimos gobiernos, el de Álvaro Uribe (2002-2010), y ahora con "la supuesta pacificación" impulsada por Juan Manuel Santos.

La organización señaló que al final del Congreso se emitirá una resolución para condenar "los atropellos y el genocidio" en el departamento del Cauca y se formulará un llamado "al respeto por la vida e integridad, y a la solidaridad internacional y de organismos de derechos humanos".

La jornada inaugural de la cita en Bogotá y de distintas mesas de trabajo en la vecina localidad de Fusagasugá, analizó asuntos como la agenda internacional para la defensa de la madre tierra, los derechos colectivos y de territorios ancestrales.

Asimismo, los derechos indígenas en el marco del convenio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El domingo en la noche fue elegido como presidente de la mesa directiva de la Caoi, el indígena colombiano emberá Juvenal Arrieta, mientras la ecuatoriana Rocío Cachimuela, de Ecuarunari, fue elegida vicepresidenta, y como secretario de Comunicaciones el boliviano Samuel Flores.