España obtuvo el martes 3.600 millones de euros (4.400 millones de dólares) en la venta de su deuda a corto plazo con tasas de interés considerablemente más bajas, en la primera subasta desde que el gobierno anunciara un importante paquete de nuevas medidas de austeridad.

El Tesoro vendió 2.600 millones de euros en bonos a 12 meses en una tasa de interés del 3,9%, en un descenso del 5,07% desde la más reciente subasta de deuda del 19 de junio. Asimismo vendió 961 millones de euros en bonos a 18 meses con un tasa del 4,24%, en baja del 5,10% en la misma fecha.

La demanda excedió a la oferta en una proporción mayor a dos por uno en la primera venta y casi cuatro veces más, en la segunda.

La venta fue seguida con mucha atención por ser la primera que se realiza desde que el gobierno anunció la aplicación de un paquete de austeridad de 65.000 millones de euros a fin de reducir el déficit la semana pasada.

Los bancos españoles son objeto del rescate y el gobierno trata de evitar requerir de tipo de ayuda alguna.