Dos empresas europeas ayudaron al gobierno sirio a instalar un sistema de radio codificado para sus fuerzas de seguridad el año pasado, a pesar de que para ese entonces ya ardía la violencia desatada por la revuelta contra el gobierno de Bashar Assad, según correos electrónicos filtrados a la prensa.

Al comenzar la violencia en Siria el año pasado, dos contratistas europeos daban los últimos toques a un sistema encriptado de radio que las autoridades sirias tenían pensado entregar a sus fuerzas de seguridad, de acuerdo con correos electrónicos de la compañía filtrados a la prensa y tres empleados de alto nivel involucrados en el proyecto.

Los documentos — que el cibersitio especializado en filtraciones WikiLeaks puso a disposición de The Associated Press y otros medios de comunicación — muestran que la empresa griega Intracom S.A. y la italiana Selex Elsag pasaron años construyendo una red de comunicaciones que abarcaba toda Siria y equiparon al gobierno con miles de radios de intercomunicación, unidades de radio montadas en motocicletas y transceptores para aviones colocados en helicópteros.

Los documentos filtrados proporcionan un vistazo inusualmente detallado al apoyo en comunicaciones que empresas occidentales han estado ofreciendo al régimen sirio, algo que algunos activistas consideran preocupante.

"Esta clase de asistencia tecnológica es altamente indeseable porque se emplea para reprimir gente", afirmó Marietje Schaake, del Parlamento Europeo, quien ha presionado para que se implementen controles más estrictos a las exportaciones a gobiernos autoritarios. "El hecho de que quienes hacen son compañías con sede en la Unión Europea lastima nuestra credibilidad".

La mayoría de los especialistas en sanciones entrevistados por The Associated Press dicen que tanto Selex como Intracom probablemente actuaron dentro del marco legal. Ambas compañías negaron haber actuado ilegalmente.

En un comunicado, Intracom dijo que le suministró a los sirios un sistema de telecomunicación civil "en total respeto a las normas relevantes de exportación". Afirmó que no está involucrada en la operación el sistema y por lo tanto carece de control sobre el uso que se le da. Dijo que ya no trabaja en Siria debido a la violencia en el país.

Por su parte, Finmeccanica S.p.A., propietaria de Selex, emitió un comunicado similar al de Intracom. Afirmó que su sistema de telecomunicaciones se vendió "exclusivamente para uso civil, no militar".

El contratista de defensa con sede en Roma también alegó que el proyecto fue concluido "antes de que empezaran los conflictos internos en el país".

Las dos declaraciones parecían no coincidir con la prueba de que los elementos del sistema de comunicación habrían sido diseñados teniendo en mente su uso por parte de las fuerzas armadas, ni con los correos electrónicos que muestran que Selex e Intracom ofrecieron apoyo técnico a las autoridades sirias tan recientemente como febrero, cuando las fuerzas gubernamentales golpeaban con artillería áreas bajo control insurgente en la ciudad de Homs.

Alexandros Tarnaris, portavoz de Intracom, se negó a responder una serie de preguntas detalladas sobre las aparentes discrepancias entre el comunicado de la compañía y la evidencia que vio la AP.

El vocero de Selex Carlo Maria Fenu también declinó responder preguntas.

___

En línea:

WikiLeaks: http://wikileaks.org

Intracom: http://www.intracom.gr

Finmeccanica: http://www.finmeccanica.it

___

Raphael Satter está en Twitter como: http://raphae.li/twitter