El oficialismo uruguayo rechazó hoy crear una comisión parlamentaria investigadora sobre la quiebra de la aerolínea Pluna y optó porque sea solo la Justicia la que indague el caso.

Esta decisión fue tomada por la comisión de senadores que la semana pasada quedó encargada de analizar el asunto y se conoció el mismo día en que la Cámara de Diputados debate en una acalorada sesión el plan del Ejecutivo para liquidar la compañía aérea.

Los senadores del Frente Amplio (FA) Luis Gallo y Ernesto Agazzi votaron en contra de la comisión pedida por la oposición para analizar la gestión del Estado y sus socios privados en la aerolínea.

Su argumento para negar la comisión fue que la Justicia, en donde la oposición ya presentó una denuncia por posibles irregularidades en su gestión, ofrece más garantías que el Parlamento y que por eso favorecerán el envío de todos los antecedentes del caso que maneja el Parlamento desde 1991, año en el que Pluna se asoció con la brasileña Varig.

Sin embargo, el senador opositor Tabaré Viera consideró que esta decisión no es más que "una maniobra política" para que no comparezcan ante el Parlamento "los principales responsables de lo que sucedió en Pluna", que a juicio de la oposición son el expresidente Tabaré Vázquez y el actual vicepresidente Danilo Astori.

Para la oposición, ambos son responsables de haber autorizado en 2007 la alianza de Pluna con el consorcio argentino Leadgate dirigido por Matías Campiani, que tomó el 75 % de las acciones de la compañía y que la dirigió hasta el pasado mes de junio, cuando el Gobierno recuperó el control de la misma y decidió su liquidación por sus graves problemas económicos.

Mientras, en el debate en la Cámara de Diputados, en donde el oficialismo cuenta con mayoría suficiente para aprobar la liquidación de Pluna y posiblemente se extenderá hasta bien entrada la madrugada, los legisladores se enzarzaron en un duro cruce de acusaciones que obligó al presidente de la Cámara a suspender la sesión en varias ocasiones para poner orden.

Los opositores acusaban al Gobierno de haber protegido de cualquier persecución legal y haber dado una liquidación superior a los 100.000 dólares a Campiani por su labor al frente de la quebrada compañía aérea, además de haber amparado los negocios "turbios" del empresario.

Por su parte, el oficialismo apuntó que los problemas de Pluna comenzaron cuando los actuales opositores partidos Nacional y Colorado habilitaron su privatización en 1991.

El Gobierno uruguayo anunció la liquidación de Pluna el pasado 5 de julio por su enorme deuda, falta de liquidez y ausencia de accionistas para reflotar la compañía.

La idea del Ejecutivo del presidente José Mujica es vender al mejor postor los aviones de la compañía y permitir al comprador asumir las rutas aéreas que manejaba Pluna a cambio de contratar a los trabajadores de la empresa que repentinamente quedaron sin trabajo.