El Gobierno marroquí declaró hoy al embajador de Siria en Marruecos "persona non grata" y le pidió abandonar el país, según informó el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado transmitido por la agencia oficial MAP.

Marruecos espera "una intervención eficaz y firme" para llevar a cabo una transición política en Siria "que garantice la unidad y la estabilidad" del país.

Hasta ahora, el Gobierno de Rabat se había opuesto a toda intervención militar en Siria por sus potenciales "consecuencias desastrosas", según declaró en varias ocasiones el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Saadedín al Otmani.

El gobierno marroquí hizo además hoy un llamamiento a la comunidad internacional para que "asuma sus responsabilidades" a fin de terminar con la violencia en todas sus formas y proteger a la población civil del país árabe.

Marruecos se ha alineado hasta el momento con la postura oficial de la Liga Árabe de solicitar el abandono negociado del poder de Bachar el Asad y propiciar una transición ordenada en Siria, pero en varias ocasiones se había negado a cortar definitivamente los contactos diplomáticos con el régimen de Damasco.

Países árabes como Arabia Saudí y Túnez ya han retirado a sus embajadores en Damasco en los pasados meses.