El director del Departamento Financiero y Mercados de Capital del Fondo Monetario Internacional (FMI), el español José Viñals, dijo hoy que el escándalo de fijación de las tasa del Libor mina la confianza de los mercados.

Según Viñals, "la consecuencia de este escándalo es que mina la certeza y la confianza que los mercados ponen en las tasas de referencia", para lo que recomendó seguir en el camino de una mayor supervisión y regulación financiera.

El Libor es un tipo de referencia mundial que se fija diariamente en Londres a partir de las estimaciones de entre 8 y 20 bancos sobre cuál es el interés al que creen que sus competidores les prestarían dinero.

El banco británico Barclays manipuló estas tasas entre 2005 y 2009 para dar una imagen de mayor solvencia, algo que ya está siendo investigado en Reino Unido.

Viñals, que compareció hoy para presentar el "Informe de Estabilidad Financiera Global" del FMI, recordó que este escándalo demuestra la necesidad de que se completen reformas en las instituciones financieras para que se gobiernen de mejor manera y que se fortalezca la supervisión externa.

"Estas regulaciones se deben implementar sin retraso, conjuntamente con supervisión para asegurar procedimientos internos que eviten estos comportamientos en el futuro", recalcó Viñals.

La Reserva Federal de Nueva York aseguró la semana pasada que tuvo constancia en 2008 de manipulaciones del Libor por parte de Barclays e informó a las autoridades del Banco de Inglaterra.