Insurgentes sirios disparaban el lunes contra tanques del ejército en distritos residenciales de Damasco, mientras vehículos blindados bloqueban los principales ingresos a un vecindario, en uno de los peores enfrentamientos en la hermética capital desde hace 16 meses.

Las escenas del segundo día consecutivo de intensos choques en Damasco, difundidas en videos amateur subidos a internet, fueron las pruebas más recientes de que el conflicto en Siria está convirtiéndose rápidamente en una guerra civil que se acerca cada vez más a la sede de gobierno del presidente Bashar Assad.

Columnas de humo negro se elevaban sobre la ciudad y era posible escuchar tiroteos por toda la capital, incluso en los elegantes cafés del centro frecuentados por miembros del régimen de Assad. Un grupo de manifestantes cerraron brevemente una carretera importante de la capital.

Había varias calles que lucían desiertas en una serie de vecindarios del suroeste de la ciudad donde ocurrían la mayor parte de los choques. Muchas familias han huido y las que quedan son presa del temor.

"Es una guerra lo que hay aquí, una guerra", especificó una mujer contactada por vía telefónica en el vecindario de Midan, quien dijo que su hijo de 5 años no ha parado de gritar desde que comenzaron los enfrentamientos. No proporcionó su nombre por temor a sufrir represalias por parte de las fuerzas de seguridad sirias.

"Parece que hay una nueva estrategia para traer los combates al centro de la capital", dijo a The Associated Press Mustafa Osso, un activista en Siria, refiriéndose a los rebeldes que pelean bajo la bandera del Ejército Libre de Siria. "La capital solía ser segura. Esto preocupará al régimen".

La violencia en Siria se ha tornado cada vez más sangrienta y caótica en los últimos meses a medida que el alzamiento popular pasa de ser una revuelta pacífica a una insurgencia armada que busca derrocar al régimen de Assad.

En Moscú, el canciller ruso Sergey Lavrov acusó a Occidente de valerse del chantaje para asegurar una nueva resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que podría permitir el uso de la fuerza en Siria. Una resolución bajo el Capítulo VII de la carta de la ONU autoriza implementar acciones para hacer valer sanciones que a la larga podrían incluir el uso de fuerza militar, posibilidad que hasta ahora ha sido minimizada por funcionarios del gobierno estadounidense y autoridades europeas.

Kofi Annan, enviado especial de la ONU, llegó a Moscú el lunes para conversar sobre la crisis siria con líderes rusos.

Los choques en Damasco se concentraban en los vecindarios de Kfar Souseh, Midan y Tadamon, según Osso y el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña. El Observatorio dijo que hubo muertos, pero no proporcionó cifras.