El volante Omar Pérez puso en las cabezas de Julián Quiñones y Jonathan Copete los balones que llevaron al Santa Fe al triunfo ante el Deportivo Pasto en la final del torneo Apertura del balompié colombiano.

El argentino Pérez, jugador de Boca Juniors en la época de Carlos Bianchi, pateó los tiros libres que desembocaron en los goles de cabeza de Quiñones y Copete en los partidos de ida y vuelta por la final ante Deportivo Pasto.

Quiñones convirtió la diana del empate 1-1 en el duelo de ida en la cancha del Pasto el miércoles y Copete el de la victoria 1-0 en el de vuelta el domingo en el estadio El Campín de Bogotá ante unos 40.000 hinchas vestidos de rojo y blanco, los colores de su equipo.

"Fuera de serie. Quedará en la historia del club como un 'crack'. Ayer (domingo), por momentos, se sintió ausente, pero en cada aparición estuvo cargado de magia", escribió del ídolo de los santafereños el matutino El Tiempo de Bogotá.

"Soy hincha del Santa Fe, y mi familia. Lo siento profundamente, ya son tres años en el club y ojalá me hicieran un contrato de cinco años más. Y eso lo sabe el presidente", declaró Pérez, de 31 años.

Junto con Pérez, Quiñones y Copete, sobresalieron en la campaña el zaguero paraguayo Germán Centurión, el mediocampista Gerardo Bedoya — ausentes el domingo por acumulación de tarjetas_, el lateral Sergio Otálvaro y el goleador boliviano Diego Cabrera, autor de cuatro tantos en las tres primeras fechas de la etapa semifinal.

"Nuestro grupo es muy humilde, que aprendió a realizar cosas geniales", expresó Pérez en medio la aclamación de unos 60.000 aficionados vestidos de rojo y blanco en la plazoleta de eventos del parque Simón Bolívar, donde siguió la fiesta que comenzó en El Campín.

Pérez y sus compañeros llegaron a este sitio en un autobús de dos plantas tres horas después de la esperada conquista, que dio paso a un carnaval en diferentes sectores de la capital colombiana.

Santa Fe, fundado en 1941 por un grupo de jóvenes bogotanos educados en Inglaterra, adoptó el uniforme rojo y blanco del Arsenal con el que alcanzó el honor de ser primer campeón en 1948.

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos, el ex presidente Ernesto Samper y el ex vicepresidente Francisco Santos figuran entre los seguidores más furibundos del onceno cardenal.