Ocho años después, el COI investiga casos sospechosos de dopaje de los Juegos Olímpicos de Atenas que podrían provocar sanciones retroactivas.

El director de la comisión médica del COI, Arne Ljungqvist, le dijo a la AP se descubrieron hasta cinco resultados sospechosos al volver a analizar las muestras de los Juegos de 2004.

Indicó que el COI estudia los hallazgos para decidir si analiza las muestras "B'' y proceder con casos disciplinarios. Hasta entonces, se trata de "hallazgos analíticos adversos" y no positivos oficiales.

Ljungqvist rehusó identificar a los atletas o los deportes en los que se hallaron los resultados sospechosos.

"Se trata de menos de cinco", señaló. "Posiblemente son positivos. Podría ser uno o dos, podría ser ninguno. Depende de la confirmación y la evaluación".

El COI decidió en mayo volver a analizar las muestras de Atenas para atrapar a cualquier tramposo que se haya salvado entonces. Ljungqvist indicó que se volvieron a analizar unas 100 muestras en el laboratorio antidopaje en Lausana, Suiza.

El COI tiene hasta el 29 de agosto para tomar cualquier medida disciplinaria.

"No queda mucho tiempo", advirtió Ljungqvist.

El COI ya volvió a analizar muestras de los Juegos de Invierno de 2006 en Turín y los de verano de 2008 en Beijing. Las pruebas de Beijing detectaron a cinco atletas que utilizaron CERA, una versión avanzada del fármaco prohibido EPO. El británico Rashid Ramzi perdió su medalla de oro de los 1.500 metros.

Los Juegos de Atenas tuvieron 26 casos de dopaje, más del doble del récord previo de 12 en Los Angeles. Seis medallistas, incluyendo dos campeones olímpicos, fueron detectados entre las 3.600 pruebas realizadas en Atenas.

La Agencia Mundial Antidopaje le pidió al COI que volviera a analizar las pruebas de Atenas tras el surgimiento de nuevos métodos de análisis.

__

Stephen Wilson está en Twitter como: http://twitter.com/stevewilsonap