La secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton y el presidente de Israel hablaron el lunes sobre la necesidad de detener la violencia en Siria y la presunta producción de armas nucleares en Irán, en un énfasis del respaldo de Washington a un aliado inmerso en un vecindario difícil.

Clinton se reunió con el presidente Shimon Peres aproximadamente durante una hora en la que tal vez sea su última visita a Israel como secretaria de Estado. Clinton llevó un mensaje de solidaridad al estado judío después de tres años y medio de avances atrofiados rumbo a un acuerdo de paz con los palestinos.

Tras la entrevista, cada uno hizo una declaración a los reporteros sin aceptar preguntas. Peres habló sobre la importancia de mantener la paz de tres décadas de Israel con Egipto y lamentó la violencia en la vecina Siria.

Expresó también su respaldo a la presión del gobierno del presidente estadounidense Barack Obama a Irán para que suspenda sus actividades nucleares, tema que en ocasiones ha sido un punto de desacuerdo entre un cauteloso Washington — ansioso de dar tiempo para que funcionen las negociaciones y las sanciones — y un gobierno israelí que ha amenazado con emprender acciones militares.

Clinton dijo que habló con Peres sobre "Egipto y Siria, los esfuerzos por la paz, Irán y otros asuntos regionales y globales". Dijo que haría declaraciones posteriores el lunes tras reunirse con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el primer ministro palestino Salam Fayyad.

Regresará a Washington el martes por la mañana, con lo que pondrá fin a su gira de 12 días y nueve países de Europa y Asia.