El portero de la selección española y del Real Madrid, Iker Casillas, confesó hoy que no se ve como técnico en un futuro, eludió confirmar si suenan campanas de boda para él y admitió que también sufre por la crisis que vive su país.

"Cuando acabe mi carrera, creo que el tema de entrenador (..) lo voy a descartar, porque para mí es duro el tener a 23 jugadores, jugadorazos, en una plantilla y tener que poner a 11 y solo hacer tres cambios", afirmó Iker en una conferencia de prensa en Caracas.

"Creo que para mí eso es duro y yo para eso no sirvo; al día de hoy, no lo sé el día de mañana", añadió el capitán de la Roja, quien llegó al país como embajador del banco español BBVA Provincial y compartió su experiencia con jóvenes y niños.

Señaló que a lo largo de su carrera ha aprendido de diversos técnicos y se quedaría, antes que ninguno, con Vicente del Bosque y después con Luis Aragonés, aunque también destacó a José Mourinho.

Consultado sobre la crisis económica que sufre España, el guardameta consideró que desde el deporte ayudan "en un momento puntual a que la gente olvide quizás sus problemas".

"A mí me ha tocado ser español, me ha tocado vivir estos momentos. Es verdad que soy un privilegiado (...), pero también he vivido y he crecido con gente que lo está pasando mal, también tengo amigos, tengo familia", sostuvo Casillas.

Recordó que en 1992, cuando también el país atravesó una crisis, sus padres también "tenían que esforzarse para sacar a su familia adelante".

"Ahora que soy un privilegiado, pues tengo que de alguna manera volver a dar a mi país lo que es como buen ciudadano español", agregó.

Sobre la posibilidad de su boda con la presentadora Sara Carbonero, eludió referirse al tema y defendió que es "hermético" con sus asuntos personales.

"La verdad es que de mi vida privada soy poco asiduo a hablar y creo que esto tiene que quedar en un ámbito más personal y más reservado. Yo en ese sentido soy un poco hermético", sostuvo Casillas, quien aseguró que tampoco le gusta hablar de los demás.

En cuanto al futuro de la selección española, estimó que el conjunto actual intentará exprimir "al máximo" el actual ciclo en el que ya empiezan a tener gente "más veterana".

"Y a ver si podemos llegar hasta el Mundial de Brasil con esa ilusión, con esas ganas de revalidar el título conseguido hace dos años en Sudáfrica y poder seguir dando la alegría a nuestro país, y también quedar para la historia", apuntó Iker.

Manifestó que confía y desea que puedan cumplir el objetivo de llegar a la próxima cita mundialista "con gente veterana" y "más joven".

Casillas comenzó hoy una jornada de actividades promocionales en Caracas con una conferencia en la que compartió escenario con el seleccionador venezolano, César Farías; el portavoz de la Real Federación Española de Fútbol, Jorge Carretero; y el periodista español Elías Israel.

Además compartió su experiencia con niños y jóvenes de colegios de colegios católicos e invitados.