El campeón Real Madrid y el Barcelona volvieron el lunes al trabajo sin grandes fichajes, con varios de los internacionales que disputaron la Eurocopa todavía de vacaciones y con la vista puesta en el clásico que disputarán por la Supercopa de España en un mes.

El Madrid del portugués José Mourinho, que inicia su tercera temporada al frente del club merengue, arrancó la jornada con una revisión médica y una doble sesión de entrenamiento en la capital española.

Entre los jugadores que arrancaron la pretemporada están los argentinos Gonzalo Higuaín y Angel Di María. Mourinho no pudo contar con 11 futbolistas que disputaron la reciente Eurocopa de Polonia y Ucrania, entre ellos Cristiano Ronaldo, Pepe, Karim Benzema o los españoles Iker Casillas y Sergio Ramos.

Tampoco estuvo presente el brasileño Marcelo, que prepara los Juegos Olímpicos de Londres con su selección.

Un panorama idéntico se vivió en Barcelona, donde sólo 14 jugadores de la primera plantilla pasaron reconocimiento médico. Entre ellos estaba el astro argentino Lionel Messi y el artillero español David Villa, quien reaparecerá esta temporada tras la rotura de tibia en la pierna izquierda que sufrió en diciembre del año pasado y que le apartó de la Euro.

Tampoco estaba Carles Puyol, operado de la rodilla derecha, que en principio trabajará con el resto del grupo a partir de la próxima semana, dijo el club en un comunicado.

Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Gerard Piqué y el resto de internacionales españoles del Barsa que dieron a la "Roja" su segundo título continental consecutivo se reincorporarán el 30 de julio.

El lateral Jordi Alba, única cara nueva del Barsa hasta el momento, sumará los Juegos Olímpicos a la Eurocopa y se reincorporará más tarde.

Tito Vilanova, que debuta como técnico azulgrana tras la salida de Pep Guardiola, dirigirá su primer entrenamiento y ofrecerá su primera rueda de prensa el martes en la capital catalana.

Barcelona decidió cancelar este año su habitual gira por Estados Unidos y disputará cinco partidos amistosos antes el primer compromiso de liga el 19 de agosto.

El Madrid, por su parte, sí viajará a Estados Unidos a principios de agosto para jugar cuatro amistosos en Los Angeles, Las Vegas, Nueva York y Filadelfia.

Madrid, como campeón de liga, y Barcelona, campeón de Copa del Rey, se enfrentarán por la Supercopa de España el 23 y el 30 de agosto, en los primeros dos clásicos de una temporada en la que ambos clubes parten de nuevo como favoritos.