Las compañías que determinan la puntuación de crédito de los estadounidenses pronto estarán bajo la supervisión del nuevo organismo defensor de los consumidores.

La Oficina de Protección Financiera del Consumidor de los Estados Unidos (CFPB, por sus siglas en inglés) informó el lunes que empezará a supervisar las 30 firmas más grandes que representan el 94% de la industria. Eso incluye a las tres firmas de reporte de crédito más grandes: Equifax Inc., Experian y TransUnion.

En comentarios que formaban parte de un discurso del lunes, Richard Cordray, director de la CFPB, dijo que el reporte de los burós de crédito desempeña una función tan importante en la vida financiera de los estadounidenses que requiere ser sometido a un escrutinio.

La CFPB indicó que su supervisión podría incluir inspecciones presenciales.

"Es algo maravilloso para el público estadounidense", dijo Pamela Banks, la principal asesora de políticas para la Unión de Consumidores, la sección política de la revista Consumer Reports. "Ahora hay alguien de nuestro lado".

Banks dijo que espera que cuando las personas cuestionen detalles sobre sus reportes de crédito, los burós de crédito actúen ahora con mayor rapidez para resolver cualquier problema.

"No desearán tener tras de ellos a la CFPB", dijo.

El anuncio del lunes no fue una sorpresa del todo, de acuerdo con analistas de la industria, debido a que la CFPB había dado a entender a principios de este año que consideraba supervisar la industria crediticia.

Gerry Tschopp, un vocero de Experian, dijo que el gobierno ya supervisa a la industria, dado que la Comisión Federal de Comercio ha sido la responsable de hacer que se respete la Ley de Reporte Justo de Crédito desde que se decretó en 1970.

"No somos ajenos a la regulación", dijo. "Hemos sido regulados por más de cuatro décadas".

Tschopp dijo "no me preocupa" la supervisión de la agencia. Un comunicado de Experian señaló que la compañía y la CFPB comparten la meta de ayudar a los consumidores a tener "acceso a crédito justo y asequible".

El buró de protección comenzará a regular a la industria después de que las nuevas reglas entren en vigor el 30 de septiembre.