Una delegación del Parlamento Europeo emprende mañana una misión de observación en Paraguay, tras la crisis abierta hace hoy un mes, que supuso la destitución del presidente Fernando Lugo y el aislamiento regional de las nuevas autoridades.

La delegación del Europarlamento para las relaciones con los países del Mercosur, encabezada por el español Luis Yáñez-Barnuevo García, tiene prevista una reunión este lunes a las 11.30 hora local (15.30 GMT) con el nuevo presidente del país, Federico Franco, informó Presidencia.

La comitiva, que concluirá su misión el próximo día 18, "tiene como objetivo mantener contactos con los principales actores políticos, legislativos, sociales y empresariales del país, a fin de evaluar la situación política in situ y, a continuación, transmitir sus conclusiones al Parlamento Europeo", según un comunicado de la Eurocámara.

Para ello, se entrevistará "con las más altas autoridades gubernamentales y de la oposición, líderes de partidos políticos, legisladores y representantes de la sociedad civil y el sector productivo", añadió la fuente.

La delegación está compuesta también por los eurodiputados Jean-Pierre Audy (Francia), Michal Kaminski (Polonia), Jürgen Klute (Alemania) y los españoles Esther Herranz García, María Muñiz de Urquiza, Ana Miranda y José Ignacio Salafranca.

La Organización de Estados Americanos (OEA) ya envió una misión a Paraguay tras la crisis política que supuso la destitución de Lugo como presidente el 22 de junio pasado, en un "juicio político" del Legislativo.

Lugo fue sustituido en el cargo por su vicepresidente, Federico Franco, pero el país ha sido suspendido temporalmente del Mercosur y la Unasur en castigo por el quiebre democrático que, a juicio de las naciones vecinas, se produjo durante el juicio político.

El Ejecutivo de Franco ha cifrado sus esperanzas de romper su aislamiento internacional tanto en la decisión que pueda tomar la OEA -que el pasado martes escuchó el informe de la misión y lo elevó a consultas- como en las conclusiones que saque la comitiva de la UE.

Según un sondeo que publica hoy el diario Ultima Hora, el 56 por ciento de la población paraguaya apoya la destitución de Lugo y el 61 considera innecesario adelantar las próximas elecciones presidenciales, convocadas para abril de 2013.

El adelanto electoral, no previsto por la Constitución del país, se perfiló como una posible salida negociada a la crisis.

Aunque mayoritariamente a favor de que Franco complete mandato, el sondeo refleja que sólo el 45 por ciento de los encuestados le tienen "mucha" o "alguna confianza", con un 55 que le otorga "poca"o "ninguna".