Suha Arafat, viuda del histórico líder palestino Yaser Arafat, presentará antes de que termine este mes una denuncia por la muerte por envenenamiento de éste, después de que un laboratorio suizo confirmara haber encontrado cantidades anormales de polonio, una sustancia radiactiva, en sus efectos personales.

El abogado Marc Bonnant, representante legal de Suha Arafat, dijo que la viuda de Arafat formalizará una demanda "contra X", fórmula utilizada en la legislación francesa cuando no se menciona a una persona o personas contra las que dirigir la acusación.

En una entrevista con el diario suizo "Matin dimanche", Bonnat explicó que la demanda se interpondrá en París en vista de que Arafat falleció en esa ciudad y de que no está claro cuál es el foro que tendría jurisdicción en este caso.

Bonnant añadió que el objetivo de la acción legal es determinar quién envenenó al dirigente palestino y sus razones.

El procedimiento, adelantó, podrá comenzar por una investigación en París con el hospital, con la revisión del expediente médico de Arafat y otras pesquisas, tras lo cual es previsible que la Justicia francesa emita una petición de cooperación judicial con Suiza.

De ese modo se podría interrogar a los expertos suizos que participaron en los análisis de laboratorio y, eventualmente pedirles que los profundicen.

Según informaciones no confirmadas sobre el resultado de los estudios de laboratorio efectuados en el Instituto de Radiofísica del Hospital Universitario de Lausana, se habría encontrado un nivel elevado de polonio en las muestras biológicas tomadas a ciertos artículos personales de Arafat.

La Autoridad Nacional Palestina (ANP) indicó recientemente que está dispuesta a autorizar la exhumación de los restos de Arafat para que los especialistas suizos tomen muestras directas.

Esa exhumación "será necesaria para completar los trabajos de análisis de Lausana", señaló Bonnant, que, sin embargo, manifestó escepticismo en cuanto a la verdadera voluntad política de la ANP de facilitar esta investigación.

Arafat cayó enfermo en su cuartel general de la Mukata de la ciudad cisjordana de Ramala, que estaba rodeada por el Ejército israelí, y murió el 11 de noviembre de 2004 en el hospital militar francés de Percy (cerca de París), al que había sido trasladado dos semanas antes.

La razón exacta de su muerte quedó como un enigma y el medio centenar de médicos que lo atendieron no pudo precisar las razones exactas del rápido deterioro de su salud.