La estadounidense Serena Williams, primera favorita, despertó de su sueño a su compatriota Coco Vandeweghe, que afrontó la primera final de su carrera en Stanford, título que acabó por aumentar a 43 el número de títulos de la flamante campeona de Wimbledon.

Vandeweghe, primera repescada de la fase previa ('lucky loser') que alcanza una final WTA desde la húngara Melinda Czink en Camberra en el 2005, perdió ante Serena por 7-5 y 6-3 después de una hora y 27 minutos de partido.

Stanford ha supuesto un sueño para esta tenista desconocida, 120 del ránking femenino, de veinte años, que jugó el sábado ante la belga Yanina Wickmayer la primera semifinal de su carrera.

Serena Williams, cuarta jugadora del mundo, revalidó el título en esta competición, que logró el pasado año. Impuso su autoridad ante su compatriota, que resistió con cierta firmeza en el primer parcial, pero que se desmoronó en el segundo.

Ganadora de 27 de sus últimos 28 partidos, Williams añade Stanford a su relación de éxitos del presente año, que ya cuenta con los de Madrid, Wimbledon y Charleston, y amplía a 43 el número de méritos que acumula ya su historial.