La Confederación Andina de Organizaciones Indígenas (Caoi) pidió hoy al Gobierno de Colombia que escuche a los nasas o paeces, etnia del suroeste de este país que se ha declarado en "resistencia permanente" para exigir la salida de su territorio de las fuerzas de seguridad y del grupo insurgente FARC.

"Sobre todo hay que escuchar a los pueblos indígenas", reclamó el coordinador general de la Caoi, el peruano Miguel Palacín Quispe, en declaraciones telefónicas a Efe en Bogotá, adonde viajó para un congreso ordinario de su organización.

Palacín dijo que en la Caoi ven con "enorme preocupación" la situación en el territorio de los nasas o paeces, etnia con cerca de 100.000 integrantes asentada en una docena de localidades del norte del Cauca, departamento del que es capital Popayán.

La tierra de estos aborígenes está afectada desde hace semana y media por una serie de ataques y hostigamientos de las FARC y de combates de esta guerrilla con las tropas militares.

Al menos tres muertos, entre ellos dos tripulantes de un avión de combate que se accidentó o fue derribado por los rebeldes, deja la reciente actividad armada, que ha sido especialmente fuerte en las poblaciones de Argelia, Jambaló y Toribío.

La intensificación del conflicto llevó a la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín, que reúne a las autoridades de los nasas) a declararse en "resistencia permanente", lo que ha implicado una movilización para expulsar de su territorio a los actores armados.

"Nosotros siempre hemos expresado nuestra inmensa solidaridad a los compañeros indígenas del norte del Cauca, y también hemos llamado al Gobierno del presidente (Juan Manuel) Santos a que resuelva este asunto en la medida en la que no afecte la vida de nadie", declaró el coordinador de la Caoi.

Palacín dijo que su organización siempre ha advertido a los gobiernos de la región y a las instancias internacionales de los procesos militaristas de los últimos años en el área, tanto legales, como ilegales, que para los aborígenes han significado muerte y desplazamiento.

"En la actual coyuntura es mucho más grave, porque se quiere involucrar al movimiento indígena en las acciones de guerra", consideró el dirigente aborigen, para quien la naturaleza de su minoría es la de "vivir en sus territorios y en paz".

La Caoi, fundada hace seis años y conformada por asociaciones de Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, celebra a partir de hoy en Bogotá su tercer congreso ordinario, que irá hasta el día 17.