Los Emiratos Arabes Unidos inauguraron el domingo un oleoducto superficial que elude el Estrecho de Ormuz, lo que le permitirá al país sortear un eventual bloqueo iraní en la estratégica vía marítima.

El Oleoducto Abu Dhabi de 380 kilómetros (236 millas) cruza las dunas del desierto en el oeste y pasa por las escarpadas montañas de Hajar hasta la ciudad de Fujairah, en la costa india de EAU, al sur del estrecho.

Hasta ahora, todas las exportaciones de los Emiratos se cargaban en el Golfo Pérsico y se transportaban por barco a través de Ormuz. En cuanto empiece a operar a toda su capacidad, el oleoducto permitirá al país, el tercer principal exportador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), enviar hasta dos tercios de su capacidad de producción a través de su puerto oriental.

El oleoducto está diseñado para transferir al menos 1,5 millones de barriles de crudo al día, aunque se prevé que su capacidad aumente a 1,8 millones de barriles diarios.

La necesidad de que empezaran las operaciones de una ruta alternativa para el crudo ha cobrado urgencia en los últimos meses debido a las repetidas amenazas de funcionarios iraníes para cerrar el estrecho de Ormuz si las propias exportaciones de Irán son objeto de bloqueo.

El estrecho es resguardado por buques de guerra iraníes, así como por navíos de Estados Unidos y sus aliados. Es la ruta de exportación de unos 17 millones de barriles diarios, una quinta parte de la producción mundial.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Irán, general Hasan Firouzabadi, dijo el domingo que Teherán tiene un plan de contingencia para cerrar la vía marítima, pero que la última palabra la tiene el líder supremo del país, el ayatolá Alí Jamenei.