La baja dada por los Rockets de Houston al ala-pívot internacional argentino Luis Scola permitirá al joven lituano Donatas Motiejunas ser uno de los aspirantes al puesto si mantiene el nivel de juego que ha mostrado en lo que va de la liga de verano, que se disputa en Las Vegas.

Motiejunas, de 21 años, que los Rockets consiguieron de los Timberwolves de Minnesota, tuvo un debut impresionante con el equipo al anotar 25 puntos después de anotar 11 de 13 tiros de campo, incluidos los dos triples que intentó, y capturó nueve rebotes.

El buen rendimiento de Motiejunas en los 25 minutos que estuvo en el campo, que permitió a los Rockets ganar 93-81 a los Raptors de Toronto, no sorprendió al cuadro técnico del equipo de Houston que tiene puesta grandes esperanzas en el desarrollo del joven jugador lituano.

El entrenador de los Rockets, Kevin McHalle, es uno de los que más satisfechos está con el rendimiento de Motiejunas y como anticipación de que a partir de ahora podrían trabajar juntos por algún tiempo, ya ha superado el único problema que el jugador le ha generado a la organización y es lo largo de su nombre y apellido, que les dificulta su pronunciación.

McHale ha querido superar el inconveniente lingüístico con el apodo de 'D-Mo', que además refleja la buena relación que existe con el nuevo jugador, que también ha impresionado por la "ética" de trabajo que ha mostrado en el gimnasio, donde se pasa horas.

Motiejunas se ha mostrado convencido que va a triunfar dentro de la NBA y también con los Rockets, y lo único que necesita es que los entrenadores le digan lo que tiene que hacer y él se adaptará a sus enseñanzas.

"Ha llegado la hora de demostrar con hechos que soy un jugador que puedo ayudar a los Rockets y no tengo ningún miedo a enfrentarme a los mejores de la NBA", declaró Motiejunas. "Mi objetivo es demostrar que soy un buen profesional sin temor a quien me tengo que enfrentar".

Motiejunas admitió que la temporada del 2011, cuando fue seleccionado por los Timberwolves con el número 20 en la primera ronda del sorteo universitario, no demostró los mejor con el Treviso, pero eso le sirvió para crecer como jugador y ahora está convencido que puede ayudar a los Rockets a llegar a las Finales de la NBA y conseguir un título.

McHale y el cuadro técnico de los Rockets están impresionados con las cosas instintivas que Motiejunas puede realizar cuando está en el campo, ahora sólo falta conocer si puede canalizarlas y hacerlas productivas a nivel de equipo y cuando esté en la alta competición de la NBA.

Mientras, dentro de los Rockets también hay más optimismo en cuanto a las posibilidades de conseguir el fichaje del base de origen taiwanés Jeremy Lin después que los Knicks de Nueva York decidieron llegar a un acuerdo con los Trail Blazers de Portland por el base Raymond Felton.

Los Rockets han presentado a los Knicks la oferta firmada por Lin en la que le dan tres años de contrato y 25 millones de dólares, repartidos con salarios de cinco millones para la primera temporada, 5,25 para la segunda y 14,5 para la tercera.

Los Knicks tienen hasta el próximo martes para responder si se quedan o no con la oferta que le han hecho a Lin, de 23 años, que ya estuvo con los Rockets el pasado diciembre hasta que fue dado de baja antes que diese inicio la reducida temporada, en la que el primer base de origen taiwanés nacido en Estados Unidos triunfo.

Menos claro está el posible traspaso del pívot Dwight Howard, de los Magic de Orlando, si consiguen a Lin, pero los Rockets tienen muy claro que necesitan un hombre alto de calidad si la próxima temporada quieren ser competitivos.