El español Luis León Sánchez completó una fuga en solitario y se alzó con la 14ta etapa del Tour de Francia, mientras que Bradley Wiggins se mantuvo como líder de la clasificación general cuando la carrera de tres semanas de duración entró el domingo a los Pirineos.

Sánchez estuvo dentro de un grupo de cinco ciclistas que logró escaparse en el último ascenso de la jornada, al Mur de Peguere.

El español se la jugó cuando faltaban 11 kilómetros para la meta y así conseguir su cuarta victoria de etapa en la ronda gala. El eslovaco Peter Sagan escoltó a Sánchez, al cruzar la meta con un retraso de 47 segundos. El francés Sandy Casar quedó tercero con el mismo tiempo.

"Con Philippe Gilbert y Sagan en la fuga, sabía que mi única oportunidad era probar mi suerte era atacar desde lejos", dijo Sánchez, el campeón español en la contrarreloj.

Wiggins y los demás aspirantes al títulos cruzaron la meta con un retraso de 18 minutos detrás de Sánchez.

Wiggins, en busca de convertirse en el primer campeón británico del Tour, aventaja por 2 minutos y 5 segundos al escolta Christopher Froome, su compañero en el equipo Sky. El italiano Vincenzo Nibali marcha tercero, a 2:23 del líder.

Al menos 30 corredores sufrieron pinchazos durante la etapa, luego que alguien arrojó tachuelas en el trayecto cerca del último ascenso de la jornada, a 40 kilómetros de la meta.

Uno de los afectados fue el australiano Cadel Evans, el último campeón. Evans tuvo que esperar casi dos minutos hasta que un compañero le pudo dar una rueda trasera como reemplazo.

Wiggins declinó sacar provechar del infortunio de Evans y le pidió al pelotón que se frenase para permitir que el campeón vigente pudierse reincorporarse.

El lunes, el Tour tendrá su segunda etapa en los Pirineos: un exigente recorrido de 158,5 kilómetros entre Samatan y Pau. Incluye dos puertos de cuarta categoría y uno de tercera.