El ministro de Relaciones Exteriores de Perú, Rafael Roncagliolo, dijo que tiene confianza de que su país gane el litigio por límites marítimos que sostiene con Chile en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, según señaló hoy en una entrevista con el diario La República.

"Sí, cada día más confiado, porque cada vez hay más sentencias de tribunales internacionales que reafirman las tesis centrales de Perú. Éstas son que no había una frontera marítima definida y que tiene que haber una línea equidistante para definirla", afirmó Roncagliolo.

Perú presentó en 2008 un contencioso contra Chile en la Corte porque señaló que no existen límites marítimos definidos entre ambos países, mientras que Santiago sostiene que éstos fueron fijados en tratados suscritos en 1952 y 1954, los cuales para Lima tienen solo alcance pesquero.

Para Roncagliolo, este tema es "prioritario" en la agenda de su sector porque hay tres cosas en juego: la existencia o no de la frontera marítima, la cual de no haberla se tiene que edificar; la parte del mar peruano que no está sobrepuesto al chileno y el punto de partida de la frontera marítima.

"Lo más importante de este proceso es que ambos países, cualquiera que sea la sentencia, en primer lugar vamos a tener una frontera marítima delimitada, consagrada, con lo cual culmina el proceso de delimitación de las fronteras peruanas que ha tomado 200 años y es muy importante para ambos países, y en segundo lugar, se demuestra que es posible solucionar estas diferencias pacíficamente", aseguró.

Roncagliolo expresó que fue necesario llegar al principal órgano judicial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) porque "después de reiteradas negativas de Chile a tratar esto bilateralmente, y por lo tanto amistosamente, la única vía que le quedaba al Perú, y que usan los países civilizados, es la Corte".

Las partes ya presentaron sus respectivos argumentos por escrito en varios documentos confidenciales que entregaron entre 2009 y 2011, por lo que entre el 3 y el 14 de diciembre se realizará la fase oral del proceso, tras lo cual los jueces deliberarán, aparentemente durante meses, para después emitir su fallo.

"La primera etapa, en la cual estamos todavía, es una etapa caracterizada por la reserva. Ni nosotros, ni Chile, podemos dar publicidad a los voluminosos textos que se han presentado, memorias, contramemorias, réplica, dúplica, con sus anexos. Pero ahora en diciembre vamos a tener la etapa oral en la cual todo se hace público", manifestó.

El ministro consideró que informar a la ciudadanía durante la etapa oral es fundamental para entender un juicio complejo como éste.

Según Roncagliolo, ambos países tienen un "compromiso solemne" con el fallo que emita la Corte.

"Desacatar una sentencia de la Corte de La Haya es colocarse al margen del orden jurídico internacional. Ser un paria cuando uno tiene tratos de libre comercio es un poco complicado. Segundo, en ese caso uno podría apelar al consejo de seguridad de la ONU y contar con el consenso de la comunidad internacional", puntualizó.