Navíos de la armada china sacaron el domingo un buque de guerra del país de un disputado banco de arena al occidente de Filipinas donde había encallado cuando realizaba una patrulla de seguridad y desatado temores de otro enfrentamiento marítimo en el Mar del Sur de China.

El buque rescatado va a navegar de regreso a puerto con daños leves, pero ningún tripulante resultó herido, dijo el portavoz de la embajada china Zhang Hua en una declaración.

La fragata encalló el miércoles por la noche en el Half Moon Shoal, a unos 110 kilómetros (70 millas) de la provincia filipina de Palawan, lo que hizo que China y Filipinas enviasen barcos de rescate al lugar. Ambos países estaban ya trabados en una tensa disputa sobre otro banco de arena al noroeste de Filipinas.

El Mar del Sur de China es un punto de conflicto en las relaciones diplomáticas, con varios países asiáticos reclamando todas o parte de sus islas y aguas.

El jefe de la armada filipina vicealmirante Alexander Pama dijo que al menos seis navíos militares chinos, junto con embarcaciones menores de apoyo, ayudaron a poner a flote la fragata encalllada. Barcos de la guardia costera filipina y embarcaciones de rescate habían sido desplegados cerca del lugar para ayudar si era necesario, dijo.

La cancillería en Manila dijo el sábado que Filipinas estaba investigando las circunstancias del accidente, que ocurrió en aguas territoriales del país.

La fragata china al parecer había estado navegando en aguas malayas y filipinas antes del accidente, de acuerdo con un funcionario militar filipino que habló a condición de anonimato.

El brigadier general Elmer Amon, segundo jefe del comando occidental de las fuerzas armadas filipinas, dijo que embarcaciones del país continuarían monitoreando el banco de arena, debido a la continua presencia de navíos chinos en el área.