Los debutantes toros de la ganadería jienense de Torrehandilla-Torreherberos han cerrado hoy los encierros de los sanfermines 2012, con una carrera limpia y veloz, de dos minutos y 33 segundos, en la que al parecer ningún corredor ha resultado herido por asta.

En una mañana con más participantes que en los últimos días por ser sábado, y en la que algunos mozos tradicionales en los encierros se han despedido como corredores, ha habido varios momentos de peligro por la carrera en solitario que ha protagonizado un toro colorado, que ha abierto la manada a un ritmo impresionante, y también por la imprudencia de un mozo volteado por el astado al que él mismo ha citado en el coso.

Con las campanas de San Cernin, el cohete ha sonado puntual a las 8 de la mañana y con él se ha abierto el portón de los corrales de Santo Domingo, de donde la manada ha salido bien guiada por los mansos y compacta.

Sin hacer caso a los corredores, a pesar de que uno de los bravos miraba insistentemente hacia su derecha, la torada ha subido a buen ritmo por la cuesta, que ya en los últimos metros de este tramo ha encabezado un toro colorado.

Este morlaco, ya en la plaza consistorial y tras pisotear a un mozo, ha ganado distancia a sus hermanos, seguido por uno negro, mientras que el resto del grupo se quedaba unido unos metros más atrás.

En esta misma disposición han atravesado la calle Mercaderes y han salvado la curva con la Estafeta sin chocar ninguno de ellos con el vallado ni causar mayores problemas a los corredores.

La gran velocidad que han imprimido los de Torrehandilla se ha mantenido a lo largo de la Estafeta y también ha propiciado caídas de varios mozos, superados por la velocidad de los astados, si bien los huecos abiertos entre ellos ha permitido a los corredores demostrar todo su saber.

De la misma manera, rápida y sin hacer por los mozos, han atravesado Telefónica y el callejón, con varias caídas sin graves consecuencias, para acceder al coso, donde los dobladores se han tenido que empeñar con un toro negro, distraído por un imprudente que le ha citado, lo que le ha costado un susto al ser volteado por el animal.

La retirada del vallado nada más acabar esta carrera ha dado por finalizados los encierros de los sanfermines 2012, caracterizados por la rapidez y limpieza de la mayoría de las ganaderías, gracias a lo cual han dejado escasos heridos por asta de toro.