El presidente de Cuba, Raúl Castro, regresó anoche a La Habana tras concluir una gira de 12 días que lo llevó a China, Vietnam y Rusia, con el objetivo de reforzar las relaciones bilaterales y la cooperación económica con esos países, informó hoy el diario oficial Granma.

El rotativo, portavoz del gobernante Partido Comunista de Cuba, indicó que Castro arribó a la isla en la noche del viernes "tras concluir intensas y exitosas jornadas de actividades", y fue recibido por el vicepresidente primero, José Ramón Machado Ventura, y el ministro del Interior, Abelardo Colomé Ibarra.

"Concluyeron así más de diez días de mucho trabajo, en los que se confirmó, una vez más, la fortaleza de los históricos vínculos que unen a Cuba con los tres países visitados, así como la incuestionable voluntad de aumentar las relaciones de amistad y cooperación que actualmente nos caracterizan", añadió el diario.

El mandatario cubano salió de La Habana el pasado 1 de julio acompañado por una delegación integrada por el vicepresidente del Consejo de Ministros, Ricardo Cabrisas Ruiz, y el canciller Bruno Rodríguez.

Tras su llegada a Pekín el 4 de julio, Castro sostuvo encuentros con el presidente chino, Hu Jintao, con el primer ministro, Wen Jiabao, y con los dos líderes llamados a asumir en 2013 la presidencia del país asiático (el ahora vicepresidente Xi Jinping) y la jefatura de Gobierno (el actual viceprimer ministro Li Keqiang).

Además, Cuba y China firmaron varios acuerdos, entre ellos un préstamo del Banco de Desarrollo de China y convenios de cooperación económica y técnica que implicarán donaciones y créditos libres de interés para la isla, por un monto que no fue hecho público.

El 7 de julio Castro comenzó su visita oficial a Hanoi, donde se reunió con su homólogo vietnamita, Truong Tan Sang, y otros altos funcionarios.

La visita de Raúl Castro a China y Vietnam se ha producido en un momento marcado en la isla por los ajustes económicos del presidente cubano para "actualizar" el modelo socialista, en un proceso que tiene similitudes con las reformas que iniciaron hace décadas esos dos países asiáticos.

La última etapa de la gira internacional de Raúl Castro fue Moscú, donde llegó el 10 de julio, con una agenda que incluyó conversaciones con el presidente ruso, Vladímir Putin, el primer ministro, Dmitri Medvédev, y el jefe del Consejo de Seguridad, Nikolái Patrushev.

Según el Kremlin, la visita tuvo como objetivo buscar las vías para incrementar y diversificar los intercambios comerciales a través de varios proyectos y empresas mixtas en los sectores de la energía, el transporte, las telecomunicaciones, la cosmonáutica y la industria farmacéutica.