El presidente de la Comisión parlamentaria de Relaciones Internacionales de Ecuador, Fernando Bustamante, defendió un acuerdo comercial con Irán que se debate en esa entidad, pese a las sanciones a las que está sometido ese país.

"No hay por qué preocuparse, siempre y cuando sigamos las reglas", dijo a Efe Bustamante, del Movimiento Alianza País, que encabeza el presidente ecuatoriano, Rafael Correa.

El legislador enfatizó que muchos países comercian con Irán. "Si el Ecuador, en cumplimiento de este acuerdo, procede como proceden Italia, Alemania, Estados Unidos, Japón y China en su comercio con Irán ciertamente no está expuesto" a sanciones, afirmó.

Tres parlamentarios de oposición acusaron esta semana al Gobierno de Correa de intentar evadir las sanciones contra Irán mediante el acuerdo, que el mandatario envió a la Asamblea Nacional en mayo para su aprobación.

Ellos advirtieron que puede exponer al Banco Central de Ecuador a represalias y como prueba divulgaron un informe reservado realizado por la propia entidad en 2008 que analizaba los riesgos de firmar convenios con su homólogo de Irán.

El estudio alertaba de que la entidad ecuatoriana puede sufrir "bloqueos o congelamientos de recursos en las cuentas que mantiene la Institución en el exterior".

Bustamante dijo que "para evitar lo que ese estudio indica existen mecanismos, que es precisamente el establecer la intermediación a través de bancos que están autorizados para operar comercio exterior con Irán".

Según ese esquema, los bancos centrales de Ecuador e Irán abrirían cuentas en el banco intermediario y canalizarían sus transacciones a través de él.

Sin embargo, Paco Moncayo, parlamentario del grupo político Alianza Libertad, opinó que esa "triangulación" financiera está diseñada "para burlar las sanciones a las que está sometido Irán".

Los legisladores también protestaron por una cláusula del acuerdo comercial que permite que los productos de ambos países puedan ser reexportados a terceros, pues en su opinión daría pie para que Irán usara a Ecuador como plataforma para vender sus bienes a otras naciones "con el fin de evitar los controles internacionales".

En cambio, Bustamante enfatizó que el mecanismo de pagos cumple con la normativa internacional y dijo que Ecuador no puede importar bienes de Irán que son sujetos a sanciones, con lo cual tampoco podría convertirse en una vía de reexportación para Teherán.

"Sin entrar a comentar sobre la legitimidad o no, esas sanciones están vigentes, tenemos que respetarlas, es un tema de Naciones Unidas", dijo.

Entre las sanciones a las que se enfrenta Irán está la eliminación de ciertos bancos iraníes, incluido el Banco Central, del sistema SWIFT, lo que les impide recibir o hacer transferencias internacionales de forma directa.

Además, Estados Unidos y Europa han bloqueado activos del Banco Central y Washington también sanciona a entidades extranjeras que hagan negocios en el sector petrolero iraní.

Junto con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, Correa mantiene una buena relación con Irán, cuyo presidente, Mahmud Ahmadineyad, visitó ambos países en enero.

En 2011 Ecuador exportó a Irán bienes por casi 1,2 millones de dólares y sus importaciones sumaron 284.000 dólares, según datos de su Banco Central.

Bustamante reconoció que esas cifras son muy bajas y dijo que por eso se necesita un acuerdo que estimule su crecimiento.

También afirmó que no debería haber ningún tipo de "molestia importante" de Estados Unidos hacia Ecuador si la Asamblea ratifica el convenio.

"Que yo sepa Estados Unidos no ha tenido un conflicto con Alemania porque Alemania comercie con Irán, o no ha sido un conflicto tan importante como para mermar el comercio entre Alemania y Estados Unidos", dijo.

Alemania fue en 2011 el segundo mayor exportador a Irán, tras China.

Está previsto que representantes de la Superintendencia de Bancos y del Banco Central comparezcan en una audiencia en la Comisión para aclarar dudas sobre el acuerdo, según Bustamante, quien dijo que es "prematuro" aventurar cuándo el texto llegará al pleno.