El jefe de Estado francés, François Hollande, presidió hoy por primera vez el tradicional desfile militar en la Avenida de los Campos Elíseos de París en el día de la Fiesta Nacional de Francia.

Hollande pasó revista a las tropas antes de presenciar desde la Plaza de la Concordia el desfile de las fuerzas del Ejército galo, que se abrió con las tropas franceses pertenecientes al contingente de las Naciones Unidas en el Líbano (Finul).

Los 135 militares representantes de esa fuerza exterior militar francesa dieron paso al desfile de 4.950 miembros del Ejército, que comenzó con el despliegue aéreo, con un total de 66 aparatos.

Nueve "Alpha jet" del Ejército galo sobrevolaron los Campos Elíseos en un desfile que concluyó con el descenso de paracaidistas en la Plaza de la Concordia.

El desfile del 14 de julio de este año llega después de que el propio Hollande anunciara el viernes la apertura de un debate sobre las necesidades de Francia en materia de Defensa que contará, por primera vez, con la participación de representantes gubernamentales del Reino Unido y Alemania.

En esta ocasión la atención está además centrada en la entrevista que Hollande concede a dos televisiones después del desfile, con lo que reanuda una tradición inaugurada por su predecesor socialista, François Mitterrand, que había sido suspendida por el anterior jefe del Estado, el conservador Nicolas Sarkozy.