El alemán Andre Greipel se impuso por un pelo y ganó el sábado la 13ra etapa del Tour de Francia, mientras que el británico Bradley Wiggins conservó el maillot amarillo.

La ruta plana de 217 kilómetros desde Saint-Paul-Trois-Chateaux hasta Le Cap d'Agde estaba diseñada a la medida para uno de los principales sprinters de la carrera.

Greipel, quien cumple 30 años el lunes, consiguió su tercer triunfo en el Tour de este año, luego de ganar la cuarta y quinta etapas. El germano y el eslovaco Peter Sagan cruzaron la meta junto, y la revisión de las fotografías determinó que Greipel ganó por media rueda.

El noruego Edvald Boasson Hagen arribó tercero.

Wiggins llegó poco después con el pelotón principal. El británico tiene 2 minutos, 5 segundos de ventaja sobre su compañero del equipo Sky y compatriota Christopher Froome. El italiano Vincenzo Nibali marcha tercero, a 2:23, y el campeón defensor Cadel Evans está cuarto, a 3:19.

La ruta del sábado es conocida como una etapa de transición, un recorrido mayormente plano que condujo a los ciclistas saliendo de los Alpes y hacia su próxima prueba importante, los Pirineos.

"Estoy realmente contento con la victoria... nuevamente fue un trabajo de equipo", dijo Greipel, del equipo Lotto Belisol. "El sprint fue muy largo. Estaba pegado a la rueda de Boasson Hagen, y me di cuenta que podía ganar si me esforzaba un poco más al final".

A medida que los ciclistas se acercaban a la costa del Mediterráneo, llegaron los principales retos de la etapa. Hubo una empinada, pero corta, cuesta en el pueblo de Sete, y un tramo con fuerte viento entre el Mediterráneo y el pueblo de Bassin de Thau.

La 14ta etapa del domingo es un recorrido de 190 kilómetros desde Limoux hasta Foix.