El líder espiritual tibetano, el dalái lama, pidió hoy a las partes en conflicto en Cachemira que resuelvan el contencioso mediante el diálogo, en el transcurso de una visita realizada a la parte del territorio bajo soberanía india.

"La violencia de las multitudes nunca lleva a ninguna parte. Las diferencias y desacuerdos deben ser resueltas mediante el diálogo. La violencia solo crea más problemas", dijo el dalái lama a un grupo de escolares, según informa la agencia india IANS.

Posteriormente, el líder espiritual tibetano destacó la importancia de la educación para construir una "humanidad saludable" y pidió la introducción de un código ético basado no en la religión, sino en el sentido común, la experiencia y la ciencia.

El dalái lama vive en la India desde 1959, año en el que salió del Tíbet para huir del Ejército popular de China, e instaló la sede del Gobierno tibetano en el exilio en la ciudad india de Dharamsala, situada en el norte del país.

Aunque el septuagenario líder religioso abandonó su papel político hace dos años para centrarse en el budismo, continúa siendo conocida su demanda de obtener una autonomía significativa para Tíbet, actualmente bajo soberanía china.

El dalái lama llegó el pasado jueves a la Cachemira india y tiene previsto pasar allí una semana.

Cachemira es uno de los principales puntos de conflicto en el sur de Asia: tres potencias nucleares -India, Pakistán y China- se reparten y disputan el territorio, en el que existe además un importante sentimiento independentista.