El Gobierno de EE.UU. alertó hoy del uso politizado de la polémica ley antiterrorista de Etiopía, al expresar su preocupación por las condenas a varios periodistas y activistas políticos de ese país a penas de prisión de entre 8 años y cadena perpetua por delitos de terrorismo.

Las condenas emitidas este viernes por el Tribunal Supremo del país africano "son extremadamente duras y refuerzan nuestras serias dudas sobre el uso politizado de la ley antiterrorista de Etiopía en este y otros casos", indicó en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Victoria Nuland.

El Gobierno etíope ha usado la ley antiterrorista "para encarcelar a periodistas y miembros de la oposición por ejercer pacíficamente sus libertades de expresión y asociación", subrayó Nuland.

La portavoz citó en particular el caso del reputado periodista Eskinder Nega, que pasará 18 años en la cárcel y que fue arrestado después de publicar un artículo sobre la primavera árabe y su posible influencia en Etiopía.

Nega también cuestionó las detenciones de etíopes bajo la polémica ley antiterrorista del país.

En el comunicado Nuland también hace referencia al caso de Andualem Arage, condenado a cadena perpetua junto a otros activistas después de que el Tribunal Supremo los hallara culpables de pertenecer a Ginbot 7, un partido opositor prohibido por el autoritario régimen etíope.

"Reiteramos nuestro llamamiento a que el Gobierno de Etiopía deje de reprimir la libertad de expresión e instamos a la liberación de aquellos que han sido encarcelados por el ejercicio de sus derechos humanos y libertades fundamentales", afirmó Nuland.