Un atacante suicida hizo estallar sus explosivos el sábado en un salón de bodas en el norte de Afganistán, matando al menos a 20 personas, incluyendo a un comandante, en un ataque que asesta un duro golpe a los esfuerzos por unificar las facciones étnicas del país, dijeron funcionarios afganos.

Ahmad Khan Samangani, un líder de la etnia uzbeka que además era miembro del parlamento, estaba recibiendo a los invitados a la boda de su hija cuando ocurrió la explosión, en Aybak, la capital de la provincia Samangan.

Nadie se ha atribuido responsabilidad por la explosión. Pero al anunciar su ofensiva de primavera el 2 de mayo, el Talibán dijo que continuaría atacando a aquellos que respaldan el gobierno de Karzai y a la coalición militar internacional encabezada por Estados Unidos.

Existe además una larga historia de conflicto entre el Talibán — formado mayormente por pashtunes — y otros grupos étnicos. Sin embargo, el gobierno afgano necesita a los grupos minoritarios — conocidos colectivamente como la Alianza de Norte — para respaldar sus esfuerzos para reconciliarse con el Talibán.

Pero a las minorías les preocupa que Karzai, que es pashtún, va a hacer demasiadas concesiones al Talibán para conseguir un acuerdo de paz. Cualquier respaldo para negociaciones de paz que Karzai ha conseguido de grupos minoritarios muy probablemente va a erosionarse si el Talibán continúa atacando a sus líderes uno por uno.

Ghulam Mohammad Khan, director de la policía provincial, dice que más de 20 personas murieron en la explosión en Aybak, la capital de la provincia de Samangan.

Dijo que otros funcionarios del gobierno estaban entre los muertos, y que más de 40 personas fueron heridas.