Tal vez usted ya sea millonario, sin haber ganado la lotería, y no se ha dado cuenta.

Si usted pudiera valorarse como un activo o empresa seguramente su valor superaría el millón de dólares o mucho más.

No importa si tenemos propiedades o no. O si tenemos una cuenta de inversiones con mucho dinero o muy poco, la realidad es que nuestro verdadero activo lo llevamos siempre puesto. Es nuestra capacidad de trabajar y generar dinero.

Y eso no vale poca cosa. Si llamáramos a un experto en valoración de empresas y le preguntáramos si nos puede valorar como un negocio, de inmediato querría saber cuánto dinero ganamos al año.

Con ese número y otros más aplicaría una serie de fórmulas complejas y nos diría que nuestro valor es de mucho dinero, tal vez millones de dólares.

Pero si usted quiere simplificar el análisis puede hacer el siguiente supuesto: Si, por ejemplo, usted gana 40.000 dólares al año, ¿qué capital necesitaría tener invertido y con qué rentabilidad para obtener ese mismo ingreso?

La respuesta es que como mínimo necesitaría 1 millón de dólares si tiene suerte y logra que ese millón le produzca un 4% anual.

Y si actualmente sus ingresos están golpeados por la crisis, esa situación hace que su valoración sea aun mayor. Si se asume que sus ingresos seguramente van a aumentar en el futuro entonces resulta claro que usted vale mucho más de lo que nos indica el análisis de cuánto dinero se requiere para generar su nivel actual de ingresos.

Esto además nos lleva a que resulta clave cuidar con esmero ese capital representado en nuestras capacidades y habilidades. Hoy más que nunca resulta fundamental no descuidar nuestras habilidades y mantenernos actualizados en nuestra profesión o actividad laboral.

Volver a estudiar es una opción. Pero tenemos que verlo con una perspectiva clara de inversionista. Es decir, solo se justifica volver a estudiar si tenemos claro cuál va a ser el retorno económico de las nuevas habilidades y conocimientos adquiridos. La educación puede ser muy costosa y es importante saber cómo vamos a recuperar esa inversión.

Tener una vida sana y cuidarse mucho también es otra forma obvia de cuidar ese activo millonario que llevamos adentro.