La organización Solidaridad sin Fronteras (SSF) ha ofrecido ayuda humanitaria a Cuba para luchar contra el brote de cólera que ha ocasionado al menos 3 muertos y 53 personas afectadas, según cifras del Gobierno cubano.

El presidente de la SSF, Julio César Alfonso, dijo hoy a Efe que, según datos suministrados por médicos independientes que residen en Cuba, hay alrededor de 2.000 casos de personas contagiadas y entre 50 y 60 muertos.

Alfonso indicó que solicitaron el jueves a los ministerios de Salud Pública y de Relaciones Públicas de Cuba que permita ayudarles con un grupo de 91 profesionales entre epidemiólogos, pediatras, doctores en medicina general, enfermeros y técnicos.

"También podemos enviar medicamentos y suministros médicos por un valor de 15.000 a 20.000 dólares, tenemos la logística para enviarlo a la isla con los barcos del Círculo Naval. Todo lo ofrecemos sin que sea una cuestión política, ni ideológica, sino una cuestión totalmente humanitaria para el pueblo cubano", apuntó Alfonso.

De ser aceptada la ayuda, la SFF establecería una línea de apoyo a largo plazo con más ayuda y cuenta con un equipo de evaluación que ha utilizado en situaciones de desastres en países como Haití, Nicaragua y Perú.

"Este equipo evaluaría la situación real que existe y determinaría las necesidades primarias", precisó.

Sin embargo, hasta el momento La Habana no ha respondido a SSF, organización con sede en Miami y que está integrada por 2.237 profesionales de la salud, algunos de los cuales son de origen cubano.

"Si durante el día de hoy no se recibe nada, el lunes haremos una segunda llamada y vamos a comunicarnos también con la oficina de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en La Habana que tienen el deber de responder con esta situación", adelantó a Efe.

Alfonso advirtió de que "hay una situación bien peligrosa y quien sufriría todas las consecuencias sería el ciudadano de a pie, de hecho ya lo está sufriendo, por ejemplo, el área oriental del país que es la más pobre es donde está ocurriendo el brote principal del cólera", alertó.

"Conocemos la situación real del pueblo cubano, nos preocupa seriamente porque la situación higiénica y epidemiológica de la población en estos momentos es de un alto riesgo de contaminación y puede salirse del control de las autoridades", expresó.

Aseguró que las instalaciones hospitalarias y los centros de salud están en "ruinas" y "carecen de toda infraestructura para suministrar servicios de salud de acuerdo con los estándares internacionales".

Por su parte, la Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC) manifestó preocupación y acusó al Gobierno de "manipular" las cifras.

Advirtió que la crisis se agudiza debido a "la pésima calidad de servicios y numerosos elementos que afectan a los ciudadanos cubanos de a pie, como son la contaminación del agua, falta de higiene y alimentación adecuada".

"Sobre todo por la ausencia de servicios básicos a la población cubana, incluyendo el acceso inmediato a hospitales y servicios médicos, así como el establecimiento de las regulaciones necesarias", detalló.

La ARC, integrada por unas 50 organizaciones cubanas dentro y fuera de Cuba, pidió a los Gobiernos e instituciones internacionales exigir "un rendimiento claro de la situación de epidemia que enfrenta" la isla y ofrecer protección a quienes "están transmitiendo la verdad sobre la situación de cólera en el país".

Al tiempo que alertó que viajar a Cuba en estos momentos "es altamente peligroso para la salud de los viajeros".