Los envíos marítimos de carga directos de Miami a Cuba se reanudaron el viernes por primera vez en medio siglo.

La carga incluye artículos que donaron agrupaciones religiosas y de beneficencia que tienen la autorización correspondiente, así como paquetes que envían personas a parientes y amigos en la isla.

Los embarques zarpan de una terminal en el río Miami, tendrán una frecuencia semanal y están a cargo de la firma International Port Corp., que cuenta con los permisos de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro así como del Departamento de Comercio.

El servicio cuesta alrededor de seis dólares por libra (poco menos de medio kilogramo) y la llegada del artículo tarda entre una y dos semanas, según su destino en Cuba.

El buque Ana Cecilia, que efectúa el primer transporte de carga desde Miami, ingresó el viernes por la mañana en el puerto de La Habana.

Wilfredo O'Farril, quien leía un periódico cubano sentado en el Malecón habanero, pensó que el buque Ana Cecilia llegó hace par de días, cuando en realidad entró en la bahía de la capital cubana unos minutos antes de que él hablara con AP.

"En Cuba la prensa no ha publicado nada de eso todavía. Por la gente uno sabe que llegó un yate o un barco", expresó O'Farril. Se enteró de que la nave transportó una ayuda humanitaria desde Miami, y expresó esperanzas de que "eso siga para el beneficio de nosotros, la gente del pueblo".

Daniel Herbert, un pescador en el Malecón, se mostró un poco indiferente.

"Hace 12 años que pesco en el muro del Malecón y no creo que una bandera nueva en las aguas de la bahía de La Habana vaya a cambiar mi estilo de vida".