El británico David Millar ganó el viernes la 12da etapa del Tour de Francia, la más larga de la carrera de este año.

Su compatriota Bradley Wiggins conservó el maillot amarillo, al mantenerse cerca de sus principales oponentes en el pelotón, a unos ocho minutos del grupo de fuga.

La carrera salió de los Alpes después del recorrido de 226 kilómetros desde Saint-Jean-de-Maurienne hasta Annonay-Davezieux, que tuvo dos ascensos importantes.

Millar, un escocés de 35 años, cronometró 5 horas, 42 minutos, 46 segundos. El francés Jean-Christophe Peraud arribó segundo, con el mismo tiempo, mientras que el español Egoi Martínez cruzó la meta tercero, a cinco segundos del ganador.

Millar ganó su cuarta etapa del Tour y primera desde 2003. También se convirtió en el cuarto británico que gana una etapa de la carrera este año, junto con Mark Cavendish, Christophe Froome y Wiggins.

El triunfo fue un impulso para el equipo Garmin-Sharp de Millar, que perdió a dos de sus principales ciclistas por choques en las dos primeras semanas de la carrera: el campeón del Giro de Italia, Ryder Hesjedal, y el estadounidense Tom Danielson.

"Luchamos desde el comienzo del Tour, y para mí es algo tremendo", comentó Millar. "Hoy quería demostrar que seguimos aquí y demostrar que Garmin-Sharp todavía es uno de los mejores equipos del mundo".

Sobre el dominio británico en el Tour en la antesala de los Juegos Olímpicos de Londres, Millar señaló que "sí, creo que estamos arriba".

Millar se escapó de los otro cuatro ciclistas del pelotón de fuga cuando faltaban menos de dos kilómetros para la meta, y Peraud lo persiguió. Ambos batallaron mano a mano en la recta final.

Millar, quien cumplió una suspensión por dopaje al comienzo de su carrera, ahora es uno de los ciclistas que más abogan por la limpieza del deporte.

"Yo me dopé, y ahora estoy limpio, y quiero demostrarle a todos que es posible ganar limpio en el Tour", afirmó.

La 13ra etapa del sábado es un recorrido de 217 kilómetros desde Saint-Paul-Trois-Chateaux hasta Le Cap d'Agde.