Madrid se convertirá el próximo domingo en la primera región española en la que los comercios podrán abrir a cualquier hora todos los días del año.

Esta medida, según el gobierno regional madrileño, contribuirá a generar inversión, riqueza y hasta 20.500 puestos de trabajo.

Hasta ahora, sólo se permitía abrir en festivo, de forma excepcional, en las campañas de Navidad, rebajas de verano, los primeros domingos de cada mes o en zonas de gran afluencia turística.

A partir de este domingo todos los establecimientos, independientemente de su superficie, podrán abrir las 24 horas los 365 días del año, algo reservado hasta ahora para los de menos de 300 metros cuadrados.

El Gobierno de Madrid -en manos del Partido Popular- defiende que la medida situará a la región como uno de los mejores destinos de compras del mundo, lo que favorecerá el turismo y, con ello, la dinamización del consumo y el incremento de las ventas.

Pero la reforma es rechazada por los partidos de la oposición y los principales sindicatos, CCOO y UGT, que consideran que sólo beneficia a empresarios de grandes superficies, no generará empleo y llevará a la desaparición del comercial de proximidad y especializado.

También la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) considera que la nueva ley desequilibra la oferta comercial y elimina la competencia del comercio de cercanía.

Madrid es uno de los principales destinos turísticos de España y, según datos del Ayuntamiento madrileño, el gasto turístico en el primer trimestre de 2012 en la Comunidad creció un 14,3 por ciento respecto a 2011, casi el doble que en España (7,4 por ciento).