Más de la mitad de los griegos cree que el nuevo Gobierno de coalición liderado por el conservador Andonis Samarás no será capaz de solventar los problemas de Grecia, el país de la zona euro más afectado por la crisis financiera y económica.

Así se desprende de una encuesta del instituto demoscópico Public Issue, publicada hoy por el diario "Kathimerini".

De acuerdo al estudio, el 51 % de los griegos cree que el nuevo Ejecutivo no será capaz de afrontar los problemas del país, mientras que un 47 % cree que sí podrá.

Además, dos de cada tres griegos creen que el país está "en el mal camino" y sólo uno de cada cuatro opina que "las cosas van en la buena dirección".

El partido centroizquierdista Dimar, socio menor del Gobierno de coalición, es el que más aprobación recibe de los encuestados, con un 60 %, mientras que el apoyo al primer ministro Samarás se ha elevado del 36 al 50 %.

El Gobierno griego continúa inmerso en los debates sobre cómo convencer a sus socios europeos para obtener una extensión en los plazos de los objetivos de déficit marcados por Bruselas para poder suavizar los recortes, la principal promesa electoral de Samarás.

Aún existen diferencias en el seno de la coalición con varios ministros que aseguran que no habrá nuevos recortes y otros que dicen que se deben hallar 3.000 millones de ahorro para satisfacer los compromisos adquiridos por el anterior gobierno de Lukás Papadimos con la Unión Europea.

Según la prensa griega, se están estudiando recortes en las pensiones superiores a 1.500 euros, así como introducir algún tipo de tasas universitarias, pero la decisión final no se conocerá hasta que el Gobierno presente su nuevo plan a la "troika" durante la visita el próximo 24 de julio.

En la visita de la pasada semana, los jefes de misión de la "troika" (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) certificaron que el programa de reformas exigido a cambio del segundo rescate -un préstamo de 130.000 millones de euros- se ha "descarrilado" y exigieron resultados antes de hablar de una renegociación.

Por su parte, el comisario europeo de Política Regional, Johannes Hahn, afirmó hoy en Atenas sentirse "satisfecho" con los avances hechos en su campo por Grecia, especialmente en el tema de la absorción de fondos europeos estructurales y para el desarrollo.