La Federación Internacional de Periodistas (FIP) denunció hoy las amenazas que un alto funcionario del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Grecia dirigió a un periodista heleno que se negó a revelarle sus fuentes.

El alto cargo del FMI presionó al periodista para que le dijera dónde había obtenido una información y, ante la negativa de éste a romper el secreto profesional, le amenazó con "detener la comunicación" entre el organismo y el medio para el que trabajaba.

La amenaza de la que se hace eco la federación fue hecha por el representante ejecutivo del FMI en Atenas, Bob Traa, a raíz de un artículo publicado por el periodista griego Zois Tsolis en el semanario de este país "To Vima".

El artículo, publicado el pasado 24 de junio y basado en un informe interno del FMI, incluía datos sobre el aumento del número de funcionarios en algunos ministerios griegos, lo que iba en contra de las recomendaciones del memorándum de entendimiento acordado por Grecia con la "troika" (la UE, el FMI y el Banco Central Europeo).

Según la FIP, el periodista se reunió después con el alto funcionario, quien le instó a revelar cómo había obtenido dicho documento y le amenazó con "detener las comunicaciones" del FMI con su medio, con el argumento de que había otros medios que informaban "con más precisión" sobre el organismo internacional.

Este comportamiento es "inapropiado y amenazante para nuestra profesión", afirmó el presidente de la FIP, Arne König, en un comunicado.

"Pedir a un periodista que revele sus fuentes de información es una clara infracción de los estándares de libertad de prensa", recalcó König.

La FIP destacó la necesidad de que los periodistas griegos "puedan trabajar sin presión y sin miedo" para informar de lo que está pasando en este país, donde "las instituciones europeas e internacionales están exprimiendo los derechos sociales en nombre de la austeridad".