El presidente de Paraguay, Federico Franco, entregó hoy ayuda y prometió mayor asistencia en su segunda visita al departamento de San Pedro, donde su antecesor, el exobispo Fernando Lugo, se encumbró como figura política.

Franco entregó 1.611 millones de guaraníes (360.000 dólares) a los comités de agricultores de San Pedro, capital del departamento del mismo nombre, considerada una de las regiones más pobres del país y donde Lugo se desempeñó como obispo antes de lanzarse a la arena política.

El jefe de Estado ya había visitado esa región el 29 de junio pasado, siete días después de sustituir en el cargo al exprelado, que fue destituido por el Legislativo tras ser sometido a un juicio político por mal desempeño en sus funciones.

El mandatario y su comitiva también entregaron 43 títulos de propiedad a través del Instituto de Desarrollo Rural y de la Tierra y anunciaron que el 29 de agosto próximo habilitarán un moderno centro sanitario en Santa Rosa del Aguaray (San Pedro).

Además, entregarán veinte patrulleras para la Policía de la zona, en inauguración en breve un laboratorio para análisis suelo cultivable en la localidad de Coronel Oviedo, en el departamento de Caaguazú (centro), según detalló la Presidencia.

Franco, quien se desempeñaba como vicepresidente del país y cuyo mandato concluirá el 15 de agosto de 2013, cuando se complete el período de cinco años iniciado junto a Lugo, también habló de la tramitación de un proyecto en el Congreso para buscar una solución inmediata a la problemática de la tenencia de la tierra.

"Quiero ratificar mi compromiso personal (...). El tema de la reforma agraria es el más candente", expresó el mandatario, quien recordó el interés del Gobierno en recuperar las 220 mil hectáreas de terrenos que fueron cedidos de manera ilegal a terratenientes brasileños y paraguayos en el departamento de Concepción, al norte y colindante con San Pedro.

En Paraguay son constantes las invasiones de haciendas por parte de grupos de campesinos "sin tierras" que acusan al Estado de haber repartido terrenos ilegalmente a latifundistas, principalmente durante la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989).

Según la Comisión de Justicia y Verdad de Paraguay, son tierras "mal habidas" el 32,7 por ciento de la superficie arable del país y el 19,3 de todo el territorio nacional.

Uno de las acusaciones contra Lugo en el juicio parlamentario fue la falta de una solución a la crisis agraria y el principal detonante del proceso fue la matanza ocurrida durante una operación de desalojo de campesinos de un hacienda en el departamento de Canindeyú, vecino de San Pedro, donde el 15 de junio pasado perdieron la vida seis policías y once campesinos.

Franco recordó que San Pedro y Concepción siempre fueron olvidados sistemáticamente por todos los gobiernos y habló de mayor asistencia para los ancianos y comentó que llevan a cabo estudios para la posible instalación de una planta hidroeléctrica en esa última región.

También habló de la posibilidad de instalar un parque industrial en esas zonas para que haya mercado de trabajo y "para que nunca se diga que San Pedro y Concepción es tierra de delincuentes y secuestradores", puntualizó.