El sacerdote y sociólogo marxista belga, François Houtart, conocido como el "papa antiglobalización", será la principal figura de un encuentro de los movimientos sociales de Latinoamérica la próxima semana en Managua, informó hoy una fuente oficial.

La cita se realizará entre el lunes y el miércoles próximos con motivo del 33 aniversario de la revolución sandinista en Nicaragua, y se espera la asistencia de 130 delegados de los movimientos sociales latinoamericanos, declaró a medios oficiales la primera dama nicaragüense y portavoz del Ejecutivo, Rosario Murillo.

Murillo dijo este viernes que el sociólogo belga, de 87 años, es "un destacado filósofo, cristiano y protagonista de los foros sociales".

Houtart es una de las figuras más destacas del movimiento 'altermundista' o antiglobalización.

En 2010 pidió que se suspendiera la campaña que lo promovía como candidato al Premio Nobel de la Paz 2011 tras confesar que 40 años antes había abusado de un menor en un acto que calificó como "irreflexivo e irresponsable".

La reunión de los movimientos sociales que comenzará el próximo lunes en Managua se realizará "pensando en ese mundo mejor que entre todos tenemos que hacer posible" y "que ya es imprescindible", dijo Murillo este viernes.

Paralelo a ese encuentro, también se celebrará en Managua una cita del Movimiento de Juventudes de Latinoamérica y el Caribe, anunció la primera dama nicaragüense.

Murillo distinguió en esa reunión la presencia de Liudmila Álamo Dueñas, primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas de Cuba y miembro del Consejo de Estado en la isla.

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) celebrará el próximo 19 de julio el 33 aniversario del derrocamiento con la fuerza de las armas de la dinastía de los Somoza (1937-19179).

Según Murillo, ese evento será dedicado este año a "la juventud de todos los tiempos".

En el acto del próximo jueves, que estará dirigido por el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, participarán los delegados de los movimientos sociales y de las juventudes comunistas de Latinoamérica, y se espera la presencia de miles de nicaragüenses.