El rey de España pidió hoy al Gobierno que trabaje "con el mayor rigor, con visión de futuro y con la mirada puesta en todo momento en el interés general y el bien común de todos los españoles" y subrayó que "nadie puede quedar excluido de los efectos de la recuperación económica" deseada.

El rey Juan Carlos transmitió este mensaje al ejecutivo al inicio del Consejo de Ministros que presidió hoy de forma extraordinaria en el Palacio de la Zarzuela (la residencia real), según informó la Casa Real en un comunicado.

El monarca dijo que pensaba "particularmente en los jóvenes y en quienes sufren cada día la desazón por la falta de empleo y perspectivas de futuro".

El monarca hizo estas declaraciones poco antes de que el Gobierno de Mariano Rajoy dé luz verde hoy a buena parte de los duros ajustes y recortes anunciados el miércoles pasado en el Congreso de los Diputados, entre ellos una subida del IVA, la reducción de las prestaciones por desempleo o la eliminación de la paga de Navidad para los funcionarios.

El rey dijo ser consciente de que España se encuentra ante "una coyuntura económica particularmente complicada, tanto a nivel español como europeo, que exige mucha firmeza y determinación".

Pero consideró que la española es "una sociedad madura que sabe responder con responsabilidad, solidaridad, templanza y espíritu de sacrificio cuando las circunstancias lo exigen".

Para resolver la actual situación, el rey dijo que se debe actuar "codo con codo" con los socios europeos, porque sólo juntos se podrán afrontar las dificultades.

Por ello, confió en que "la vieja vocación europeísta de España saldrá reforzada de esta dura prueba".

Tras su intervención, tomaron la palabra el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y sucesivamente el ministro de Economía, Luis de Guindos, el de Hacienda, Cristóbal Montoro, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, que informaron al monarca de la situación económica.

En el Consejo de Ministros presidido por el rey no se adoptaron decisiones, y tras concluir esa reunión, los miembros del Gobierno se trasladaron a la Moncloa -sede de la presidencia del ejecutivo- para iniciar el Consejo de Ministros "decisorio".