El Rangers escocés, refundado como una nueva compañía tras declararse en bancarrota, jugará la próxima temporada en Tercera División después de que 25 de los 30 equipos de la liga de fútbol escocesa (SPL) así lo decidieran.

"Los clubes miembros de la SPL han votado hoy a favor de admitir al Rangers Football Club como miembro asociado de la Premier League escocesa. Sin embargo, el equipo tendrá que comenzar la temporada 2012/2013 en la Tercera División", explicó el organismo en un comunicado en su página web.

"La decisión de hoy ha sido una de las más duras que la SPL ha tomado, pero esto se ha hecho respetando la justicia deportiva y los principios fundamentales de la Premier League escocesa", publicó la página.

El Rangers, que arrastraba graves problemas económicos desde hace meses, incluida una deuda de 21 millones de libras (26 millones de euros) con el fisco británico, se declaró en quiebra en junio, pese a la oferta de compra del empresario Charles Green para hacerse con la entidad por 8,5 millones de libras (10,5 millones de euros).

Green se hizo con el club por 5,5 millones de libras (7 millones de euros), pero se vio obligado a refundarlo a través de una nueva compañía, bautizada como "The Rangers Football Club".

El pasado 18 de junio, la liga escocesa anunció su calendario de competición para la temporada 2012-2013, en el que el Rangers no aparecía entre los equipos participantes.

La SPL dejó vacante la "plaza número doce" en todas las jornadas de la competición, un espacio que previsiblemente ocupará el Dunfermline, equipo que no se salvó del descenso el pasado curso.