El colombiano Eider Arévalo ha logrado esta mañana la medalla de oro en los 10.000 metros marcha, una prueba en la que el español Álvaro Martín, que partía con opciones de colgarse alguno de los tres metales, ha quedado quinto clasificado.

Parecía que Martín, que hace unos meses irrumpió en el mundo del atletismo batiendo en 3 minutos el récord de España júnior de los 20 kilómetros y clasificándose para los Juegos Olímpicos de Londres con tan solo 17 años, confirmaría sus aspiraciones en los Mundiales de Barcelona.

Así fue durante buena parte de la carrera, pues el marchador de Llerena ha estado con el grupo de cabeza hasta pasado el ecuador de la prueba, que ha llegado a liderar en el kilómetro 7.

Sin embargo, el español, que rebaja su marca personal a 40:35.32, ha acabado desfondado en las cuatro últimas vueltas, en una carrera más abierta de lo esperado tras la descalificación del canadiense Benjamin Thorne, uno de los favoritos.

Todo ello lo ha aprovechado Arévalo para llevarse el oro con un ataque demoledor en la última vuelta, que le ha permitido lograr un tiempo de 40:09.74, récord en la historia de los campeonatos.

El ruso Aleksandr Ivanov, el único que ha podido seguir su ritmo, ha sido plata, y el chino Guanyu ha logrado el bronce remontando desde atrás.

Esta es la segunda medalla que logra de la delegación colombiana en los Mundiales Júnior de Barcelona, tras el bronce conseguido en la segunda jornada por Sandra Arenas, también en los 10.000 marcha.